Vídeo de la semana

Casa Cacao: sumérgete en la experiencia chocolatera 360º de los hermanos Roca

El nuevo proyecto de los hermanos Roca (Celler de Can Roca) abre sus puertas en el centro de Girona para deleite de los chocolateros más exigentes, con obrador, chocolatería, tienda y hotel-boutique.

Casa Cacao
Joan Puyol Creus

Elaboraciones tuteladas desde el grano al chocolate, servidas en un entorno que seduce a los sentidos. Uno de los emblemáticos edificios de la Plaza de Catalunya de Girona es ahora Casa Cacao, el centro operaciones de las creaciones chocolateras de Jordi Roca, el hermano repostero del reconocido clan de hosteleros. Además, el sueño hecho realidad de Anna Payet, cómplice de la actividad de El Celler de Can Roca desde sus inicios, de compartir con los huéspedes de este hotel boutique la hospitalidad que caracteriza al servicio de esta familia.

La experiencia 360º que propone Casa Cacao comienza a pie de calle, con las vistas que tienen los viandantes del obrador al descubierto. Una invitación en toda regla de Jordi Roca para compartir su ilusión de poner en marcha una fábrica de chocolate donde realizar sus propias propuestas. En este proyecto, Roca ha estado acompañado por su maestro en el mundo del dulce Damian Allsop y ha materializado una producción desde cero, del grano de cacao a la mesa, con materia prima adquirida en origen y mediante comercio justo a productores locales de Perú, Venezuela, Colombia y Ecuador, bajo la estela del movimiento Bean to bar. Esta inmersión chocolatera de estudio de las variedades y fermentaciones se ha realizado con su equipo de La Masia (I+R) y puede degustarse en la chocolatería, tanto en elaboraciones líquidas como sólidas, acompañadas de una cuidada oferta pastelera con el sello Roca, o bien, llevarse a casa de la tienda. Ambos espacios también alojados en la planta baja del edificio.

Los productos están empaquetados con materiales que provienen del reciclado de fibras de cacao, como una muestra del cuidado por el detalle y la apuesta por la innovación sostenible. Según aclara Jordi Roca, la filosofía del reto que les empuja entiende la elaboración del chocolate como un círculo perfecto que, a diferencia de otras propuestas existentes en el mercado, lo que quieren hacer en Casa Cacao equivaldría, "si fuera un gastrobar de bocadillos, a escoger las harinas y las levaduras para elaborar el pan en casa y después pensar en la elaboración del bocadillo".

Hotel-boutique con sello Roca

Casa Cacao
Josep Oliva

Las plantas superiores son el territorio de los sueños de Anna Payet: un hotel-boutique que mantiene la filosofía de la familia Roca. “Hace años que los clientes del restaurante nos animaban a abrir un pequeño hotel. Este es una prolongación de la hospitalidad y el modo de servir del propio Celler de Can Roca, con lo que cerraremos un círculo", explica Payet, quien ha estado vinculada a la matriz hostelera de la familia desde sus inicios. Ocupa las cuatro plantas superiores del edificio y cuenta con 15 habitaciones cálidas, amplias y confortables, donde tanto los muebles como los tejidos han sido diseñados a medida y elaborados artesanalmente con mimo por los detalles. Sandra Tarruella Interioristas firma este proyecto encargado a Callís Marès Arquitectes, con obra de Arcadi Pla.

La experiencia culmina en las alturas, en una exclusiva terraza para los clientes del hotel, donde se disfrutan las creaciones chocolateras junto a una de las mejores vistas de la ciudad de Girona, el Barri Vell.  

Continúa leyendo