Vídeo de la semana

Crisis y Sobrepeso. Más Relacionados de lo Que Crees.

Hoy es el Día Mundial contra la Obesidad,un problema que (junto con el sobrepeso) provoca casi tres millones de fallecimientos anuales en el mundo -es el quinto factor principal de riesgo- y que, según las últimas estadísticas mundiales de la Organización Mundial de la Salud afecta más a las mujeres que a los hombres.
 El sobrepeso, que se ha convertido en la auténtica epidemia del siglo XXI,  se ha acentuado en España con la crisis. El aumento del paro femenino, la ansiedad que genera y el consumo de productos más baratos y menos nutritivos para ajustar la economía doméstica a los ingresos, son la clave del problema.
La crisis.
El informe "Generación XXL", publicado recientemente por la compañía IPSOS dejaba patente que la crisis estaba disparando los casos de obesidad. De hecho, el 17% de la población cree que el mayor obstáculo para llevar a cabo un estilo de vida más saludable es el precio de algunos productos. La falta de dinero ha hecho cambiar la dieta de muchas familias y muchas mujeres.

Los aspectos emocionales y físicos.
La mujer es mucho más propensa a desarrollar obesidad y, de por sí, tiene mayor tendencia a acumular sobrepeso por aspectos emocionales, endocrino-hormonales y metabólicos. Pero, además, como apuntan los expertos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), las mujeres son más vulnerables a sufrir depresiones y ansiedad, y estas situaciones afectan en un alto porcentaje a su forma de comer. Muchas de ellas se refugian en la comida ante la adversidad. Pero esta respuesta tiene una explicación científica: cuando estamos tristes o desanimadas, nos apetece algo dulce ya que estos alimentos con altas concentraciones de azúcares aumentan la serotonina (la hormona de la felicidad) produciendo un efecto antidepresivo y ansiolítico momentáneo.
Si al hecho de que las mujeres producen un 52% menos de serotonina en su cerebro que los hombres, unimos que ellas tienen de dos a tres veces más posibilidades de desarrollar ansiedad que los hombres y, fisiológicamente, son más vulnerables a sufrir alteraciones emocionales por las influencias hormonales, no es de extrañar que ellas sean más susceptibles de ser comedoras emocionales que los hombres. Hormonas como los estrógenos, opioides endógenos, progesterona y testosterona, entre otras, forman un coctel que influye en la forma de comportarse, de sentir tristeza o alegría y de enfrentarse a la comida.
Y por si esto fuera poco, la mujer tiene menos capacidad muscular que el hombre y su metabolismo es menos efectivo quemando grasas. Sin una actividad física regular es imposible evitar la tendencia a acumular grasa. Además, con la madurez, el porcentaje de grasa en la mujer aumenta, cambia su composición corporal y disminuye su necesidad de energía, con lo que si no ajusta la dieta a estas nuevas condiciones fisiológicas puede aumentar su peso año tras año.

Un plan de ayuda.
Para concienciar a la población española de la importancia de cuidar el peso, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (Imeo) organiza, del 12 al 16 de noviembre, la 'Semana de Apoyo a la Mujer Obesa'. Dentro de esta semana el Imeo ofrecerá un estudio gratuito a todas las mujeres con sobrepeso u obesidad que lo deseen, dirigido a analizar la raíz del problema. Luego, las  que quieran seguir adelante podrán asistir a una consulta con un experto, también gratuita, para que conozcan las posibles soluciones a su situación. Y es que el Imeo y la Organización Mundial de la Salud recuerdan que la obesidad y el sobrepeso se pueden evitar con buenos hábitos:

-Una dieta equilibrada.
-Ejercicio moderado regularmente.
-No fumar  y no consumir bebidas alcohólicas en exceso.

Continúa leyendo