Crossushi, ¿cocina fusión o una aberración gastronómica en toda regla?

Después del ‘cronut’ y de las mil perrerías que han sufrido los cruasanes en su versión dulce y salada, llega el crossushi. Un cruasán relleno de sushi que se sirve con soja y que ha puesto los pelos de punta a más de uno.

Crossushi, ¿cocina fusión o una aberración gastronómica en toda regla?

Tras un 2017 lleno de tendencias (o más bien ¿tragedias?) gastronómicas de todo tipo y clase -muchas de ellas centradas en conseguir likes en Instagram-, con el avolatte, los alimentos góticos y los de unicornio, a la cabeza; parece que este año, gastronómicamente hablando, comienza con fuerza.

La que muchos medios extranjeros han considerado como la “primera tendencia gastronómica de 2018” y la que otros denominan “la tendencia gastronómica de 2018 que nadie pidió”, no deja de ser tan disparatada como las que las redes sociales nos regalaron el curso pasado.

Se trata del crossushi, una fusión del cruasán, sí ese delicioso bollito de mantequilla de origen francés que tanto nos gusta, y una pieza de sushi. ¿Genialidad o desastre gastronómico?, nos preguntamos. Lo cierto es que todo apunta a que, afortunadamente, será una moda que no durará mucho en nuestra mente y que, más allá de la curiosidad inicial, no dará más que hablar.

Son muchas las aberraciones que se han cometido tanto con el cruasán, como con el sushi (sí, aunque no te lo creas, el sushidonut o las sushihamburguesas existen...), pero en este caso ya supone dar un paso más.

¿De dónde viene el crossushi?

Pues, como no podía ser de otra manera, el crossushi o “California Croissant” es creación de la cadena de pastelerías americana Mr. Holmes Bakehouse, con sedes en San Francisco, Los Ángeles o Seúl. Buceando en Instagram encontramos imágenes con el hashtag #californiacroissant de 2014, es decir que aunque se haya puesto de moda ahora, no es algo nuevo.

El crossushi consiste básicamente en un cruasán con semillas de sésamo en la superficie y relleno de salmón ahumado, alga nori, wasabi, jengibre y diferentes ingredientes relacionados con el mundo del sushi. Por supuesto, se acompaña con salsa de soja, que se sirve aparte. A esta empresa americana le encantan las cosas nuevas, hace algún tiempo ya se atrevió con el ‘cruffin’, una fusión de muffin y cruasán que pasó sin pena ni gloria.

Una moda que hace llorar a cualquier amante de los cruasanes y prácticamente a cualquier persona que le tenga el más mínimo cariño al sushi. Si así empezamos el año, miedo nos da saber cómo acabará…

CONTINÚA LEYENDO