Cuida de Ti #1: Marta Sánchez

La artista madrileña es la madrina del proyecto que presenta la Asociación Española Contra el Cáncer para la IV edición del Premio Cuida de Ti.

Es habitual verla cada mes de octubre cubriendo su melena rubia con el pañuelo rosa, el que simboliza la lucha contra el cáncer de mama; una enfermedad que hace once años le arrebató a su hermana melliza, Paz. La popular cantante madrileña, siempre atenta a la llamada de la Asociación Española Contra el Cáncer, amadrina su proyecto Primer Impacto, que se presenta a la VI edición del Premio Cuida de Ti organizado por Mia y Garnier. Mientras, continúa con su carrera musical con su nuevo disco, 21 días, producido enteramente por ella.

 

¿21 días es el disco más personal de toda tu carrera musical?

MARTA SÁNCHEZ: Sí, sin duda. Es un disco que quería hacer desde hace mucho tiempo. Entonces, una vez terminado mi contrato con Universal, decidí empezar a elaborarlo con todos los riesgos de no tener la aprobación de una discográfica internacional. Y no parece que me esté saliendo mal. Está teniendo muy buena aceptación y acogida por parte del público.

 

¿Habrá gira por España?

Sí, ya se está organizando todo y tiene muy buena pinta. Es una gira en la que voy a disfrutar mucho porque va a haber muchos temas nuevos, y eso supone refrescar mi repertorio. Hace tiempo que no tengo un disco inédito y a la primera que le hacía falta era a mí, porque cantar temas antiguos se me estaba haciendo un poco pesado.

 

¿Tu nuevo tema 'La que nunca se rinde' es un canto a la gente que lucha contra una enfermedad?

Absolutamente correcto. Soy una persona que ha pasado por baches importantes. Se me dio un diagnóstico tremendo hace relativamente poco. Y he podido vivir en carne propia el terror que se siente cuando te dicen que puedes tener algo serio. Además de la sabida enfermedad de mi hermana Paz, que se la llevó. Pero no solo por cuestiones de salud, es un himno también de la lucha diaria por tantas otras cosas, como el salir adelante en tiempos difíciles, superar todo tipo de fracasos, también rupturas de corazón...Todo eso que conforma lo que es la vida, que no es fácil.

 

Amadrinas el programa Primer Impacto de la AECC. ¿Es básica la atención psicológica y social al conocer que se padece cáncer?

Para mí es un honor amadrinar este proyecto. Es una ayuda fundamental. Muchas veces, la gente que nos rodea no es consciente de eso. Por ejemplo, en el caso de mi hermana, porque tenemos una madre maravillosa y una familia que nos apoyó muchísimo, y con una educación proclive a ser un pilar correcto. Pero hay muchas familias que no tienen ni siquiera los medios de llevar a esa persona por el camino de la ayuda psicológica, que es importantísima. Yo creo que para recuperarse de una enfermedad así el 80 o 90 % pasa también por la parte mental, de cabeza.

 

¿Conociendo tan de cerca la enfermedad se entiende mejor todo lo que supone?

Mi familia siempre intentó, sobre todo mi madre como protectora que es, que yo no la sufriera a fondo. Siempre me engañó un poco porque no quería que lo pasara mal, ya bastante sufría ella. Entonces, como eso no ayuda mucho, mi madre evitó, de alguna forma, que estuviera ahí tan presente. Y, bueno, es algo que en el fondo le agradezco mucho, pero a la vez el no haber estado más ahí es algo que siempre tengo un poco metido en el alma. Yo era buena enfermera con mi hermana, pero no asimilaba bien la realidad. Me negaba a aceptar que ella tuviera metástasis. Y esa rabia no era una ayuda. Por otra parte, también creo que a veces nos olvidamos de la calidad de vida del enfermo. Porque es tal el empeño por acabar con todas las células cancerígenas que al enfermo se le va la vida en ello. Está centrado en los tratamientos, no ve a sus familiares, tampoco a sus amigos...

 

¿Qué les aconsejarías a las familias que, de un día para otro, reciben la terrible noticia?

Agarrarse a Dios. Con la enfermedad de mi hermana hice todo lo contrario y me pesó mucho siempre. Fue otro de los errores que cometí. Me retiré de la fe por esa rabia. Entonces, si rebobinara, haría lo contrario.

 

¿Cómo empezó tu relación con la AECC?

Pues por el hecho de vivirlo en casa, hace ya más de diez años contactaron conmigo como personaje público y no me lo pensé ni un segundo. Es una obligación, en mayúsculas, para mí. Mi hermana no me lo hubiera perdonado jamás.

 

¿Por qué tiene que ganar este proyecto?

Es una iniciativa muy necesaria porque es verdad que, psicológicamente, el conocer esta mala noticia afecta el 100 % a la persona y a su familia. Y una disposición a ayudar en ese sentido es muy positiva para todos. Si yo me volviera a ver en esa situación, me gustaría mucho tener ese apoyo. Esa ayuda siempre es bien recibida, nunca está de más y nunca es demasiada.

 

Si quieres saberlo todo sobre el proyecto Primer Impacto de la AECC, visita nuestro artículo "Cuida de Ti #1: Asociación Española Contra el Cáncer".

Continúa leyendo