El adiós de Harper Lee

La autora ha fallecido a los 89 años de edad en la residencia donde se encontraba, situada en Alabama.

La autora ha fallecido a los 89 años de edad en la residencia donde se encontraba, situada en Alabama.

El pasado fin de semana ha sido uno de los más tristes para el mundo de las letras. A la muerte de Umberto Eco, se ha sumado el repentino fallecimiento de la escritora americana Harper Lee, ganadora del premio Pulitzer en 1961 por su obra culmen Matar a un ruiseñor.

Matar un ruiseñor, obtuvo tal éxito que, la autora, abrumada por la oleada de una fama repentina, se autocondenó a una especie de ostracismo del que reapareció hace un año con su nueva novela, Ve y pon un centinela, la continuación de Matar a un ruiseñor. Desde que en 1960 se publicó su obra más importante, la autora dejó de conceder entrevistas y a penas aparecía en público.

 

'Matar a un ruiseñor', su obra clave

 

Esta novela está ambientada en un pequeño pueblo de Alabama. Tiene tintes autobiográficos al tomar personajes del pueblo natal de la autora. La historia trata sobre Atticus Finch, un abogado que se encarga de la defensa de Tom Robinson, un joven de color que está acusado de violar a una joven.

 

El relato bebe de ciertas teorías de desarrollo social y del conductivismo ya que, Lee pone de manifiesto el hecho de que los seres humanos nacemos justos hasta que, el contacto con los demás y con los agentes externos de la socialización, acaba por intoxicarnos y arrebatarnos ese don de lo justo.

 

En el transcurso de la historia, que está narrada por la hija de Finch, se va viendo como Tom Robinson es inocente, pero, injustamente, es condenado a un juicio con sentencia de muerte que está compuesto, en su mayoría por gente blanca.

 

La novela fue llevada al cine en 1962, en una gloriosa actuación dirigida por Robert Mulligan y protagonizada por Gregory Peck. La interpretación de Peck fue de tal magnitud que se llevó el BAFTA por mejor actor extranjero. Por su parte, la película recibió cinco premios Oscar: mejor película, mejor dirección, mejor actriz de reparto, mejor banda sonora original y mejor fotografía en blanco y negro.

 

 "Cuando tienes un éxito como este, no puedes ir a ningun otro lugar sino abajo". Así se justificaba Lee, en una conversación con su primo, para alegar que no escribiría más novelas. Después de ésta, solo escribiría cuatro artículos. Desde entonces, Harper Lee fue y será, siempre, una escritora con mayúsuculas cuyo legado nunca olvidaremos.

Continúa leyendo