El calcetín de Papá Noel. ¿De dónde viene la tradición?

La leyenda del calcetín proviene de la Edad Media.

Desde pequeñas tenemos la tradición de dejar colgado de la chimenea un calcetín para que Papá Noel nos lo llene de caramelos y juguetes. Ahora queremos que nuestros hijos continúen con este rito anual tan mágico, pero ¿hemos pensado alguna vez de dónde viene?

Según cuenta una de las leyendas más extendidas, el inicio de esta tradición se sitúa en la Edad Media, concretamente en una familia formada por un padre y sus tres hijas. Después de la muerte de la madre de las niñas, el hombre su sumió en una profunda depresión, que le hizo donar todo su dinero y comenzar a vivir en la pobreza.

Esto provocó que, cuando llegó la hora de que sus hijas se casaran, no pudiese aportar dote alguna para el matrimonio. Mientras los lugareños del lugar comentaban la situación de la familia en el bar de la zona, Papá Noel escuchó la conversación y decidió dar un poco de suerte a las tres mujeres.

Así, esperó a que llegara la noche y dejó caer por la chimenea tres bolsas de monedas de oro, que fueron a caer a los calcetines que las chicas habían dejado secándose la noche anterior. Así, pudieron pagar sus dotes y casarse con sus enamorados.

La leyenda llegó a oídos de las familias de todo el mundo, que comenzaron a colgar sus calcetines en la chimenea, esperando que Papa Noel les honrase con el mismo regalo que a esa familia. Sin duda este año puede ser el nuestro, ¿no creéis?

Continúa leyendo