El truco secreto para conseguir unas patatas asadas perfectas

2 minutos

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Essex ha encontrado la fórmula matemática para conseguir unas patatas asadas perfectas. ¿Sabes cuál es el secreto?

Llevas asando mal las patatas toda la vida

Visualiza una fuente de patatas asadas, crujientes por fuera y muy tiernas por dentro, con sabor a tus especias preferidas… ¿Ya has empezado a salivar? Pues conseguir que las patatas queden absolutamente perfectas tiene truco y, en este caso, no es uno de la abuela.

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Essex ha trabajado junto con la Escuela Samuel Whitbread, en Bedforshire (ambas en Reino Unido) para descubrir el secreto de las mejores patatas asadas. Han conseguido una fórmula matemática y un “método” para que queden perfectas en el horno.

El truco básicamente consiste en ampliar el área de superficie de este tubérculo para que se doren más y queden más crujientes. La forma de conseguirlo está en cortarlas en un ángulo de 30 grados, de manera que se incrementa la superficie en un 65 % con respecto a la forma en que se trocean habitualmente.

Cortar patatas con la técnica adecuada

A la hora de preparar patatas asadas es tradicional cortar las patatas en cuartos e, incluso, sencillamente por la mitad.

Sin embargo, los expertos han demostrado que la mejor forma de hacerlo es cortándolas primero a lo largo por la mitad y luego cada mitad se vuelve a cortar creando un ángulo de 30 grados. De esta manera se aprovecha lo más posible la superficie y las patatas se asan mucho mejor.

 

El método, a examen

Y, claro está, para demostrar que esto no son más que palabras y que el método funciona realmente hicieron la prueba del algodón.

Contaron con el reputado chef británico Heston Blumenthal, que primero preparó su famosa receta de patatas al horno cortándolas como siempre ha hecho.

Después hizo la misma receta solo que cambió la forma en de trocear las patatas, usando esta vez el método desarrollado por este grupo de estudiantes.

Un público formado por cocineros profesionales fueron los responsables de hacer la cata. Si la primera receta les encantó, hubo unanimidad con respecto a la segunda. ¡Las patatas estaban mucho más ricas!

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS