¿Es un taco? ¿Es un croissant? No, es un ¡Tacro!

Parece que este año el gran maltratado va a ser el croissant. Este pequeño bollito de origen francés elaborado a base de hojaldre, va a sufrir mucho.

¿Es un taco? ¿Es un croissant? No, es un ¡Tacro!
Foto Instagram @vivelatarte.

Y no es que nosotros le vayamos a echar una maldición, es que las pastelerías americanas se han empeñado en fusionarlo con diferentes alimentos con resultados un tanto… Dudosos, por decirlo de alguna manera.

Esta vez la apuesta ha sido la unión de este dulce con un clásico de la comida mexicana, el taco. La pastelería Vive La Tarte de San Francisco, muy conocida por sus croissants de gran calidad, se ha atrevido a crear el tacro. Hay veces, como esta, en que la realidad supera la ficción. Y, lo peor de todo: hay colas a diario para tratar de probarlos, ya que se producen en unidades limitadas.

Vive La Tarte pertenece al matrimonio belga formado por Arnaud Goethals y Julie Vandermeersch. Empezaron su andadura en San Francisco con un pop- up (o tienda efímetra) y en 2015 se establecieron ya en un local fijo en el barrio más de moda de la ciudad, en SoMA (South Market). Fue allí cuando esta pastelería empezó a darse a conocer gracias a su estética industrial y la calidad de sus bollos hojaldrados, basados en la receta clásica.

Con la apertura de su segundo local, pensaron que deberían tener un producto exclusivo (¿seguro que era necesario?, preguntamos nosotros). Fue entonces cuando se les ocurrió crear el tacro, una mezcla de dos alimentos que, por separado, triunfan y gustan a prácticamente todos.

Y, como suele ocurrir con estas cosas, Instagram se encargó de hacer el resto. Todo el mundo quería tener en su muro una imagen de esta fotogénica mezcla para dar envidia a sus seguidores. El día de su apertura se pusieron a la venta 100 tacros y, literalmente, se los quitaron de las manos, en menos de dos horas desaparecieron de su mostrador. Así empezó todo.

Actualmente esta pastelería ofrece tres variedades de tacros a un precio de 12 dólares: de pollo y aguacate, pulled pork y piña (los ingredientes del taco “al pastor”) y una opción vegetariana (jackfruit –una fruta tropical similar al mango- con salsa barbacoa). Los preparan diariamente y, como la producción es limitada, a las 11 de la mañana, hora en la que empiezan a venderlos, hay colas en su puerta para tener el privilegio de comprar uno (y también de hacer la fotografía de rigor).

Desde Viva la Tarte tienen idea de seguir ampliando los sabores e, incluso, piensan añadir una versión para el desayuno, que incluiría huevo.

¿Cómo nació esta loca combinación?

El director creativo de la pastelería aseguró que tuvieron que hacer muchas pruebas hasta conseguir un producto que les gustase. Al principio usaron la masa clásica de croissant y la rellenaron con pulled pork o con pollo y vieron que los sabores no combinaban nada bien.

La masa de este dulce tiene demasiada mantequilla y es demasiado dulce para hacer buena combinación con estos ingredientes salados. Por lo que la modificaron añadiéndole más sal para que fuese más sabrosa y encajase mejor con los sabores salados.

La locura del croissant…

La primera vez que alguien tuvo la iluminación de digievolucionar un croissant fue Dominique Ansel, con su cronut. Una fusión de donut y croissant que causó tal furor que había colas desde altas horas de la madrugada para probar este dulce, también de edición limitada.

Desde aquel 2013 no ha habido límites. En San Francisco se atrevieron con el cruffin (croissant + muffin) en 2015 y este 2018 parece que va a ser un año duro para el dulce francés más internacional. A principios de año en California propusieron el crossushi, un croissant relleno de sushi servido con soja que puso los pelos de punta a más de uno, pero que también tuvo sus muchos seguidores.

Con lo delicioso que es un buen croissant de hojaldre de verdad, ¿es hay necesidad de hacerle esto?

CONTINÚA LEYENDO