Vídeo de la semana

Famosas 'Rellenitas'. ¡Bienvenidas!

Mila Kunis, Salma Hayek, Christina Aguilera, Adele, Penélope Cruz, Christina Hendricks (Mad Men), Jennifer Love Hewitt (Entre fantasmas), Jennifer Lawrence (Los juegos del hambre)... Cada vez son más las actrices y cantantes de Holllywood que se apuntan al curve, una nueva filosofía de vida que defiende su derecho a estar rellenitas y tener curvas. La rebelión contra las dietas impuestas por mánagers y estudios ha empezado. ¡Bienvenida sea!

La cantante Adele ya tuvo que defender sus curvas ante un impertinente Karl Lagerfield y Christina Aguilera ha engordado varios kilos tras dar a luz pero no cambia su nueva talla por nada. De hecho, ha demostrado en el vídeo de su nuevo tema, Your Body, que no tiene ningún problema en mostrar su nueva figura y ha desmentido haber sido presionada por su discográfica para perder peso. “Estoy harta de ser una chica blanca y delgada”. “En realidad, mi problema siempre había sido estar demasiado delgada, así que ahora adoro tener culo y, obviamente, me encanta enseñar mi escote”.

La última en dejar claro que no quiere saber nada de la delgadez extrema es la actriz Mila Kunis. Y ¿para qué? Tal y como está le gusta a su novio, Ashton Kutcher, uno de los guapos, guapísimo de Hollywood. La ucraniana de 29 años ha recuperado los 11 kilos que tuvo que perder para dar vida a una bailarina de ballet en Cisne Negro y no le importa aunque quizás eso le haya costado ser sustituida como imagen de una marca de francesa importante. Lo curioso es que la actriz por la que ha sido sustituida, Jennifer Lawrence (protagonista de Los juegos de hambre), tampoco está dispuesta a adelgazar ni un gramo. “En Hollywood soy obesa, se me considera una actriz gorda pero nunca me mataría de hambre por un papel.” Entre las razones que esgrime esta joven actriz de 22 años está la de dar buen ejemplo a las menores.

Pero esta batalla no es nueva, actrices como Kate Winslet o Salma Hayek llevan años defendiendo su derecho a estar'rellenitas' y demostrando que se puede estar guapísima y ser la imagen de una gran marca con un cuerpo redondeado. La británica ha afirmado que “ninguna de mis conocidas tiene una talla XS. Bueno, de he hecho sí, una: mi hija Mia, de 11 años” y la mexicana ha declarado que es muy afortunada por poder seguir trabajando en Hollywood sin tener que renunciar a ser cómo es: “Estoy al límite de la gordura, porque me encanta la comida y el vino. Estoy demasiado ocupaba en disfrutar de la vida como para ponerme a hacer dietas”.

Pero la última batalla en la guerra de las curvas la ha protagonizado una presentadora de televisión estadounidense, desconocida para nosotros. Jennifer Livingston se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales tras plantar cara a un espectador que le echaba en cara su sobrepeso. A esta periodista de 37 años y madre de tres niñas, conductora de un informativo matinal, le llegó un mail que le recriminaba no ser “un ejemplo para los jóvenes de nuestra comunidad, especialmente para las chicas. La obesidad es una de las peores elecciones que puede tomar una persona y uno de los hábitos más peligrosos”. “Espero que reconsideres tu responsabilidad como personalidad de la vida pública local y pases a promover un modo de vida saludable", añadía el correo electrónico. Livingston respondió en directo al espectador: “¿Crees que no soy consciente de que tengo sobrepeso? ¿Crees que tus palabras crueles van a hacerme ver la luz?. No me conoces, no eres mi amigo ni familiar, no sabes nada sobre mí”. El vídeo ya ha recibido más de nueve millones y medio de visitas en Internet y su postura ha sido defendida por presentadoras de televisión y actrices como Demi Lovato (protagonista de Camp Rock) y Jennifer Love Hewitt (criticada en ocasiones por su peso).

Quizás están cambiando los gustos estéticos y despejándose el camino para que las estrellas reivindiquen sus kilos de más. Estar gordita ya no está tan mal visto en la industria del espectáculo. ¡Ya era hora!

Continúa leyendo