Investigan a Miss Bélgica por racismo

Una publicación suya en Instagram desata una polémica que podría dejarle sin corona.

Romanie Schotte no ha empezado nada bien su andadura como Miss Bélgica 2017, y ha sido víctima de sus propias palabras (en este caso emoticonos). Y es que el Centro Interfederal Para la Igualdad de Oportunidades belga le ha abierto una investigación a raíz de un comentario hecho por ella misma en una foto suya de Instagram.

La recién escogida Miss decidió colgar una foto suya en el autobús, y a su espalda se veía una persona de raza negra. Uno de los comentarios fue el de una amiga, que decía: “That nigga” (“Ese negro”), a lo que ella respondió: “I Know” (“Lo sé”), junto al emoticono de un excremento. ¿De verdad se estaba refiriendo al hombre africano?

Las sospechas empezaron a acumularse cuando Romanie, consciente del revuelo que había formado, borró la foto de su Instagram. Pero fue tarde, ya que el Centro Interfederal ya había realizado una captura de pantalla y procedido a su estudio. Así lo confirmó un responsable del mismo: “Hemos abierto un expediente para estudiar este ciberodio, porque deploramos el racismo ordinario que es una realidad cotidiana y lo lamentamos, sobre todo, por la persona señalada”.

Sin embargo, a favor de la modelo puede jugar que el organismo considera que “no hay incitación al odio”, por lo que casi con total seguridad no se le aplique la ley antidiscriminación. Lo peor que le podía pasar es quedarse sin su título honorífico de Miss Bélgica, algo que le ha catapultado a la fama en cuestión de semanas.

La reacción de Romanie no se ha hecho esperar y ha querido defenderse apostillando que no es racista porque está “abierta a todas las culturas”. Además ha querido concretar que “en Flandes, este emoticono no es una caca, es un helado de chocolate”.

Continúa leyendo