Kim Kardashian se atreve con un mini vestido

La socialité luce una imagen muy renovada de sí misma.

La nueva Kim Kardashian es una realidad. La mujer más mediática de los Estados Unidos empieza el verano concienciada de que será uno de los mejores de su vida. No le falta de nada, y mucho menos felicidad. Gran parte de culpa en eso la tiene su nuevo aspecto físico, mucho más delgada.

Nada más nacer su segundo hijo, Kim se propuso entre ceja y ceja perder los kilos que le sobraban y recuperar el tono físico que tenía antes de ser madre. Ha hecho un grandísimo esfuerzo, poniéndose en manos de la dieta Atkins. Este plan nutricional, de dudosa y cuestionable reputación y beneficio, ha suprimido todos los hidratos de carbono de su dieta, hasta el punto de hacerla perder 32 kilos en siete meses. Mucho sudor y mucho sacrificio.

Haciendo bueno aquello de que el fin justifica los medios, debemos decir que Kim Kardashian luce ahora mucho más espectacular, con una silueta más estilizada. Tal es así que se ha atrevido en su última aparición pública a lucir un Slim mini dress (mini vestido) de color verde caqui. Sorprende muchísimo la elección de este look, ya que hasta ahora la empresaria no era muy proclive a atreverse con looks tan sensuales. Ella siempre se ha caracterizado por escoger vestidos por debajo de la rodilla con chaquetas que tapaban sus hombros.

Con este mini vestido súper ajustado, Kim remarca sus tan características curvas. Lo que es innegociable en ella es el escote, al que no renuncia nunca. Así es la nueva Kim Kardashian, esa que tiene más autoestima que nunca y que quiere seguir siendo la celeb de celebs.

Continúa leyendo