La mejor croqueta de jamón del mundo 2021 está en Casas-Ibáñez (Albacete)

Javier Sanz y Juan Sahuquillo, al frente de Cañitas Maite, se han alzado con el premio a la mejor croqueta de jamón del mundo en el “VII Concurso a la Mejor Croqueta de Jamón Joselito”, organizado en el marco de Madrid Fusión.

La mejor croqueta de jamón del mundo 2021 está en Casas-Ibáñez (Albacete)
Foto: Instagram Cañitas Maite

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no nos vamos a olvidar a partir de ahora, hay dos cocineros que están pisando muy fuerte en el panorama gastronómico nacional desde comienzos del año pasado y cuya croqueta de jamón ibérico es la mejor de 2021.

Son Javier Sanz y Juan Sahuquillo, dos jóvenes chefs de la localidad albaceteña de Casas-Ibánez que abrieron su restaurante a principios de 2020 y, desde entonces, despiertan cada vez más el interés de los amantes de la gastronomía que, pandemia mediante, han peregrinado hasta esta localidad albaceteña para probar sus propuestas.

Unas pinceladas de Cañitas Maite

En Cañitas Maite combinan una parte de tapas creativas con  un restaurante más formal con platos que han triunfado tanto como su ya famoso carabinero asado en manteca de orza. Y es que estos chefs, formados en grandes cocinas de nuestro país, se atreven con todo: desde arroces hasta pizzas para llevar que sirvieron durante buena parte del confinamiento.

En esta edición de Madrid Fusión literalmente han arrasado. Además de impartir una ponencia sobre métodos ancestrales de conservación del pescado de la mano de Aquanaria, han ganado el premio Cocinero Revelación, su croqueta es  la mejor croqueta de jamón de esta edición del concurso y su escabeche también se coronó vencedor en el concurso que organizó Raíz Culinaria, una marca que nació a comienzos del año pasado y cuyo objetivo es dar a conocer la identidad y diversidad de la gastronomía de Castilla–La Mancha.

La croqueta de jamón de Cañitas Maite

Croqueta de Cañitas Maite.
Foto: Instagram Cañitas Maite

¿Y que tiene esta croqueta para ser la favorita? Al igual que cada edición, el jurado, compuesto por diferentes expertos en gastronomía de nuestro país, realizó una cata a ciegas probando primero las bechameles de los finalistas para , después, pasar a degustar las croquetas ya terminadas. Se valora el aspecto, aroma, la textura, la untuosidad, el gramaje del jamón y, por supuesto, el sabor de la croqueta.

La de Javier y Juan es una croqueta muy cremosa que está elaboradora con leche fresca y mantequilla de oveja, el jamón Joselito está picado a cuchillo y la bechamel se trabaja con mucho mimo para que quede con la untuosidad adecuada.

Para terminar, se rebozan en panko, el "pan rallado" japonés que tanto se usa últimamente para hacer este plato y que aporta un crujiente excepcional y tras una buena fritura se convierten en un bocado redondo.

Cremosa, con el punto justo de fluidez,  con un marcado sabor a jamón ibérico y muy muy crujiente. Esos son los atributos que han hecho que esta croqueta se alce con el premio a la “Mejor Croqueta de Jamón Joselito 2021”.

Lo mejor de todo es que, al igual que en el restaurante Santerra, que ganó este premio en 2018, puedes disfrutar de las croquetas en ambos espacios de Cañitas Maite, tanto en la parte informal como en la más formal, y nos imaginamos que ocurrirá lo mismo que allí, a partir de ahora van a vender croquetas a cubos en Casas-Ibáñez.

No nos olvidamos de citar las otras seis croquetas que llegaron a la final del concurso y que también merece la pena probar y son las de Senén González, de Sagartoki (en Vitoria, Álava); la de Álex García, de Umm Food & Drink (en Logroño, La Rioja); la de Antonio Navarro, de Essentia (en Tarancón, Cuenca); la de Daniel Zarzavilla de Tragatá (en Ronda, Málaga); la de Diego Pérez de Bina Bar (en Jerez de la Frontera, Cádiz) y la de Martín Camamala de 539 Plats Forts (de Puigcerdà, en Gerona).

 

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo