Las advertencias de la OCU sobre el chorizo, el fuet y las salchichas cocidas

La OCU ha analizado el contenido de aditivos alimentarios en los productos cárnicos cocidos y curados y, tras ello, ha advertido de los riesgos de utilizar aditivos innecesarios en su fabricación.

En concreto, los aditivos alimentarios sobre los que la OCU ha puesto el punto de mira son los nitratos y los nitritos. Tras el análisis realizado, la OCU ha pedido que se revise a la baja el uso de estos aditivos alimentarios y ha instado a los fabricantes a mejorar los procesos de producción evitando el uso de aditivos que pueden ser potencialmente peligrosos y que, en muchos casos, son innecesarios.

Los nitratos y nitritos se suelen utilizar en los productos cárnicos para garantizar la higiene, ya que son alimentos que requieren “un cuidado muy especial” en el proceso de elaboración. También se utilizan con frecuencia para darles sabor y color. ¿Y cuál es el problema de estos aditivos? La OCU advierte que una parte de los nitratos pueden convertirse en nitritos al pasar a nuestro organismo y, al reaccionar con los aminoácidos de nuestro estómago, ocasionan la aparición de unas sustancias cancerígenas denominadas nitrosaminas.

En esta investigación, la OCU ha analizado 48 productos para comprobar su número de nitratos y nitritos, pero también han prestado especial atención a la higiene, detectando y haciendo el recuento de las bacterias encontradas en ellos. La conclusión fue que de estos productos, los fuets, los chorizos y el jamón curado eran los que más nitratos contenían y las salchichas cocidas eran las que más nitritos mostraban en su composición, aunque siempre ambos por debajo de los niveles máximos establecidos por la legislación europea. También observaron que en 22 de los 48 no había presencia de nitratos ni de nitritos. Todos los productos analizados resultaron seguros, pero tanto los que llevaban esos aditivos como los que no, por eso, la OCU insta a los fabricantes a mejorar la producción evitando utilizar “aditivos innecesarios potencialmente peligrosos para la salud” y pide que se revise a la baja el nivel permitido de estos aditivos alimentarios.

Sin embargo, la OCU también “da un tirón de orejas” a los consumidores y avisa de que muchos de estos productos, además de contener los ya mencionados aditivos, son ricos en sal y siempre deberían verse como alimentos de consumo ocasional, por lo que pide moderación a la hora de incluirlos en la dieta.

Calorías de embutidos

Mención aparte merecen las calorías que aportan este tipo de embutidos y cabe destacar que el chorizo es bastante calórico: se calcula que en unos 100 gramos de chorizo hay unas 400 calorías, aproximadamente. Por lo que si queremos cuidar la línea tampoco es lo más aconsejable abusar de él. Del fuet habría que destacar que en solo 30 gramos de fuet puede haber unas 150 kcal. Además, es un embutido con alto contenido en sodio, por lo que hay que vigilar su consumo.

Por su parte, las salchichas cocidas son menos calóricas, pero se calcula que en 100 gramos de salchichas cocidas tipo Frankfurt hay unas 260 calorías aproximadamente. 

Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

Continúa leyendo