Las japonesas pierden su apellido tras la boda

La Corte Suprema de Japón ha ratificado que las parejas casadas en ese país continúen llevando solo un apellido.

La Corte Suprema de Japón ha ratificado que las parejas casadas en ese país continúen llevando solo un apellido, lo que se traduce en que la inmensa mayoría de las mujeres japonesas pierden el suyo tras la boda.

 

En Japón, según el Cógigo Civil, cuando una pareja se casa, debe mantener sólo uno de los dos apellidos de los contrayentes, lo que supone que uno de los dos pierde su apellido de soltero. Según las estadísticas, el 96% conserva el apellido del hombre, es decir, que las japonesas, cuando se casan dejan atrás su apellido.

 

Una medida injusta que, además, resulta engorrosa a muchas trabajadoras que han alcanzado un cierto nivel en sus empresas, y que de repente deben cambiar su apellido.

Pues bien, recientemente, cinco activistas presentaron una demanda a la Corte Suprema de Japón para que cambiara esta ley del siglo XIX (de 1896).  Una de ellas, Kaori Oguni, declaraba a The Guardian: “Es una ley que impide a los ciudadanos elegir su propio nombre, y que se traduce en una falta de respeto hacia la mujer”.

 

Pero, desgraciadamente, la Corte Suprema falló en contra, perdiendo una oportunidad única de que las mujeres progresen en un país que repetidamente favorece a los hombres. Un comité de la ONU ha condenado la ley por discriminatoria.

Continúa leyendo