Limitar la venta de un producto deja de ser ilegal para los supermercados en situaciones extraordinarias

Facua había denunciado recientemente a 10 cadenas por hacerlo con el aceite de girasol.

En las últimas semanas, se han visto escenas en  los supermercados que han recordado a las que vimos en los primeros días del confinamiento por la pandemia, cuando los lineales de algunos productos básicos se vaciaron por el acopio que muchas personas hicieron de ellos. 

Esta vez han afectado sobre todo a productos como el aceite de girasol debido, supuestamente, a la guerra de Ucrania, principal exportador de esta materia prima, y a la leche, algo que se ha achacado al paro laboral del sector del transporte de mercancías. 

Esta situación ha provocado que se hicieran públicas algunas imágenes en las que se veían carteles colgados en los lineales de estos productos, sobre todo en el caso del aceite de girasol, en el que el supermercado avisaba de la limitación de venta de dichos productos a un número concreto de unidades por persona. 

Facua-Consumidores en Acción y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtieron entonces que esta práctica era ilegal, y argumentaban para demostrarlo el artículo 9.2 de la Ley del Comercio Minorista, que dice lo siguiente: "Los comerciantes no podrán limitar la cantidad de artículos que pueden ser adquiridos por cada comprador ni establecer precios más elevados o suprimir reducciones o incentivos para las compras que superen un determinado volumen. En el caso de que, en un establecimiento abierto al público, no se dispusiera de existencias suficientes para cubrir la demanda, se atenderá a la prioridad temporal en la solicitud”.

Una práctica hasta ahora ilegal

Facua llegó a denunciar ante las autoridades competentes en materia de comercio a mediados de este mes de marzo a cinco cadenas por acotar la venta de aceite de girasol: Mercadona, Dia, MAS, El Jamón e Hiperdino. Y varios días después de anunciar esta decisión, hizo lo propio con otra segunda batería de empresas de alimentación: Lidl, Carrefour, El Corte Inglés, Hipercor y Gadis. Así lo informó en este comunicado.

Sin embargo, tal y como publica Civio, portal especializado en el sector público, la limitación de venta de un producto de alimentación deja de estar prohibida desde este jueves 31 de marzo porque es el día en el que entra en vigor un nuevo decreto ley que incluye esta medida, entre muchas otras.   

Dicho decreto ley quedó recogido en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del miércoles 30 de marzo. En el mismo, se aprueba también el descuento de 20 céntimos el litro de combustible y se sube el Ingreso Mínimo Vital (IMV). Pero tal y como destaca en su información en primicia Eva Belmonte, también queda reflejada en el decreto ley la regulación de esta práctica de las cadenas de supermercados.

Así es la nueva norma

La norma incluye en el citado artículo 9 de la ley de Ordenación del Comercio Minorista un nuevo punto, el 9.3, en el que dice literalmente lo siguiente: “Excepcionalmente, cuando existan circunstancias extraordinarias o de fuerza mayor que lo justifiquen, los establecimientos comerciales podrán suspender con carácter temporal la prohibición prevista en el apartado 2 de limitar la cantidad de artículos que puedan ser adquiridos por cada comprador. Estas medidas deberán estar justificadas y se adoptarán de manera proporcionada cuando sea necesario para impedir el desabastecimiento y garantizar el acceso de los consumidores en condiciones equitativas”.

El texto legal (Ley 7/1996, de 15 de enero) ya ha sido actualizado con este nuevo punto, por lo que en “situaciones excepcionales o de fuerza mayor que lo justifiquen”, estas decisiones puntuales de limitar la venta de un producto deja de ser ilegal. 

Continúa leyendo