Vídeo de la semana

Los matrimonios más breves de los famosos

Parejas de ensueño que han durado unos días o tan solo unas horas y con finales muy infelices. Te descubrimos algunos de los matrimonios más breves de la historia.

Parejas de ensueño que han durado un día o solo unas horas… Te descubrimos algunos de los matrimonios más breves de la historia. Muy enamorados, sobrios o ebrios, hay parejas que han dado su “sí” con gran emoción y que han dicho “no” al poco tiempo. Porque el amor no siempre es eterno.

 

- Rodolfo Valentino. Seis horas casado, en 1919. Contrajo matrimonio con Jean Acker para acallar los rumores de homosexualidad, pero Valentino se arrepintió enseguida y pidió el divorcio.  Como la sentencia tardó en ratificarse, cuando contrajo matrimonio con la bailarina Nathasa Rambova, fue acusado de bigamia y encarcelado.

 

- Dennis Hopper y la cantante Michelle Philips. Duraron 7 días como marido y mujer. Philips abandonó al actor por el cantautor canadiense Leonard Cohen. Cambió el cine por la música.

 

- Cher y el músico Greg Allaman. Una historia de idas y venidas. Su matrimonio duró 5 días, se reconciliaron, tuvieron un hijo y se volvieron a separar. Todo eso en dos años, entre 1975 y 1977.

 

- Drew Barrymore y Jeremy Thomas. Les casó un vidente a las cinco de la mañana en el bar de Jeremy. ¡Duraron solo un mes! Quizá no era el sitio, la hora, ni el oficiante adecuado. ¡Todo hacía presagiar un final infeliz!

- Kim Kardashian y Kris Humphries. La voluble Kim pidió el divorcio a las 72 horas de dar el “sí”. Ella declaraba: “Tenía la esperanza de que nuestro matrimonio durará toda la vida”. El divorcio, sin embargo, casi duró una vida: ¡tardó en lograrse 530 días!

 

- Britney Spears y Jason Alexander, un amigo de la infancia. La capilla “Little White Wedding” fue el escenario, pero dos días después de tan romántico momento la familia se encargó de anularlo. 

 

- Carmen Electra y Dennis Rodman. Las Vegas fue el lugar, tras una noche de fiesta y pasión, pero la unión solo duró nueve días. Está claro que en la ciudad del juego el amor es tan breve como la buena suerte.

Continúa leyendo