La mejor paella valenciana del 2021 se cocina en un restaurante de Madrid

La elaboración de los cocineros del restaurante El madrileño de Guadarrama conquista al jurado del Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca.

iStock
iStock

El Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca tiene nuevo ganador, el restaurante El madrileño de Guadarrama, cuyos cocineros, Óscar de la Fuente y Javier Hernández, conquistaron al jurado de un evento de prestigio en cuya organización participan organizaciones como el Club de Jefes de Cocina de la Comunidad Valenciana, la Asociación de Cocineros y Reposteros de Valencia, y la Federación de Cocineros y Reposteros de España.

Este año no hay que viajar muy lejos de Valencia para probar la paella la ganadora, si bien hay que hacer el viaje inverso del que afrontan miles de personas que siempre que pueden se escapan por carretera o tren en busca de las playas y las paellas de "la Terreta" porque ha sido el mencionado restaurante localizado en la sierra madrileña quien ha obtenido el triunfo en el Concurso Internacional de Sueca -y los 2.500 euros de premio que acompañan al prestigio que da ganarlo- con su elaboración de la paella valenciana a leña según las indicaciones especificadas en las bases del certamen, tomando así el relevo de la preparada por David Domingo, del restaurante Fuente Cerrada de Teruel, ganadora de la última edición celebrada hace dos años.

40 cocineros llegados de todo el mundo han participado en la edición de este año, muy especial porque la pandemia obligó a suspender la del 2020, de un concurso que no se trata ni mucho menos de un invento contemporáneo fruto del marketing y del boom de la paella valenciana a nivel internacional.

Prueba irrefutable de ello es que hace 60 años se celebró por primera vez en la localidad valenciana de Sueca el germen de lo que hoy es su Concurso Internacional de Paella Valenciana, carácter que adquirió en el año 1990. Esto ya da una pista de su palmarés, muy variado en lo que al origen de sus ganadores se refiere, lo que no hace más que plasmar la trascendencia de la paella valenciana en la gastronomía española.

Ninguna otra elaboración tiene su recorrido ni a nivel internacional ni dentro de nuestras fronteras, donde los amantes de este plato icónico de la cocina valenciana tienen a partir de ahora una parada obligatoria en la localidad madrileña de Guadarrama en su particular ‘ruta de la paella valenciana’. 

Normas del concurso

En el Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca las normas son muy claras: no hay espacio para la creatividad de los concursantes, sino que deben seguir al pie de la letra la receta indicada por la organización.

Dado que está disponible para todo el mundo en su página web oficial, vamos a aprovechar la ocasión para compartirla contigo por si te apetece organizar tu particular concurso de paella valenciana en familia o con amigos, que seguro que da mucho juego. No se nos ocurre mejor excusa para juntarse y celebrar en buena compañía. 

Lista de ingredientes:

  • 400 gr. de arroz de Sueca
  • 800 gr. de pollo
  • 400 gr. de garrofón
  • 300 gr. de judías
  • 1 cucharada de pimentón
  • 400 gr. de conejo
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo pelado y picado
  • 1 tomate maduro triturado
  • Una docena docena de “vaquetes” (caracoles)
  • 150 gr. de tavella
  • Azafrán en hebras, sal, ramita de romero (optativa)

Pasos:

  1. Cortamos el pollo y el conejo a trozos regulares, los salamos, ponemos el aceite a calentar en la paella y lo sofreímos muy bien y lentamente los trozos de carne.
  2. Una vez sofrita la carne, añadimos la verdura y la sofreímos.
  3. A continuación, se añade el ajo, el pimentón y el tomate.
  4. Seguidamente se le añaden 2 litros de agua y los caracoles engañados al sol. Todo esto se deja cocer durante 10 minutos.
  5. Después se ponen las hebras de azafrán y el arroz repartido por toda la superficie de la paella y se deja cocer a fuego muy vivo durante 8 minutos.
  6. Por último, se quita el fuego con la finalidad de que se cueza a fuego lento durante 10 minutos más, para que coja el punto de socarrat.
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo