La mitad del orégano que consumimos no lo es según la Comisión Europea

Así lo reconoce un estudio realizado a casi 2.000 productos enviados por 21 países miembro de la Unión Europea, Noruega y Suiza.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha hecho eco de un informe publicado por la Comisión Europea en el que reconoce que casi la mitad del orégano que se consume deshidratado, en bote, no es tal hierba aromática. 

El informe en cuestión está centrado en estudiar la autenticidad de varias hierbas aromáticas y especias comercializadas en la Unión Europea. Se encargó después de detectar algunos fraudes en este mercado en auge y ha sido llevado a cabo por el Centro Común de Investigación (JRC, Joint Research Centre).

En total, se han analizado un total de 1.885 productos de seis condimentos diferentes —orégano, comino, cúrcuma, pimienta, azafrán y pimentón/guindilla, que pertenecen a la misma especie, Capsicum annuum— enviados a dicho centro de investigación por 21 países diferentes pertenecientes a la Unión Europea, Noruega y Suiza. Una vez utilizadas distintas técnicas de análisis, se han conseguido un total de 9.926 análisis.

Las conclusiones en base a lo estudiado de dichas muestras, publicadas por la OCU recientemente, son alarmantes, especialmente en el caso del orégano, una hierba muy utilizada en los hogares españoles para dar sabor a multitud de recetas por su versatilidad. 

Un 48% de fraude en su contenido

La OCU denuncia, en concreto, que la tasa media global de muestras sospechosas fue del 17%, siendo la más alta la del mencionado oregáno, con un 48% de fraude en su contenido. En el extremo opuesto se encuentra el pimentón y la guindilla, de los que solo el 6% de las muestras obtenidas para el estudio están contaminadas. Entre ambos valores se encuentran el resto de condimentos analizados: la pimienta, con un 17% de muestras contaminadas; el comino, que alcanza un 14%; y el azafrán y la cúrcuma, ambos en el 11% de tasa de fraude. Además, en un 2% de las muestras analizadas se encontraron colorantes no autorizados; sobre todo en el azafrán.

En el orégano, una hierba que crece de forma silvestre en muchas zonas de monte en España porque necesita mucho sol y poca agua para crecer, y que también se cultiva de forma controlada cada vez en zonas del sur y del este peninsular, lo que más se han detectado son hojas de olivo, denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).. "Se observó riesgo de contaminación, generalmente con hojas de olivo, en casi la mitad de los casos. Para OCU, que casi la mitad del orégano que se vende en Europa esté adulterado es un grave problema, por lo que pide un mayor control", explica. 

Más allá de que estos datos se puedan considerar fraude, palabra utilizada por la propia OCU, existe un riesgo evidente para la salud de las personas alérgicas o sensibles a sustancias que se encuentran en las muestras contaminadas de hierbas aromáticas. Por este motivo, “Ante el elevado volumen de fraude detectado y los riesgos que podría suponer para la salud de los consumidores, OCU pide a las Autoridades Nacionales que se refuercen los controles tanto en aduanas como en mercado interior, tal y como lo ha solicitado la Comisión Europea”, concluye la OCU.

Continúa leyendo