¿Obsesionadas por la delgadez ¡Es lo que vemos!

Un estudio elaborado por la Universidad de Durham (Reino Unido) asegura que la obsesión por tener un cuerpo delgado cambiaría si la publicidad mostraran modelos de tallas reales o de tallas grandes.
La publicidad nos muestra permanentemente modelos muy delgadas y nuestras preferencias acaban decantándose por ese tipo de mujer. Es lo que los expertos llaman "dieta visual". Se basa en que los medios de comunicación tienen una gran influencia y más cuando hablamos de delgadez. La publicidad que ofrecen mujeres delgadas influye en la actitud de las mujeres y niñas, por lo tanto, si esa publicidad mostrara mujeres más reales, la actitud cambiaría.
Como sostiene el estudio de la Universidad de Durham en sus conclusiones, "es necesario que las modelos se asemejen más a las mujeres reales".  Si la publicidad y los medios de comunicación mostraran más modelos de talla normal o grande,  la obsesión de las mujeres por los cuerpos delgados podría cambiar. Si viéramos a este tipo de mujer más a menudo anunciando productos, niñas y mujeres, desarrollaríamos una actitud más sana a la hora de comer y evitaríamos enfermedades como la anorexia o la bulimia.
El estudio muestra cómo mujeres que habitualmente preferían cuerpos delgados estaban significativamente menos interesadas en cuerpos de tallas reducidas después de haber visto fotografías de más modelos de mayor tamaño. Se mostraron fotos de modelos reales a mujeres que hasta ese momento preferían cuerpos delgados y cambiaron su opinión al respecto, prefiriendo ver la ropa que les gustaba en mujeres más reales. Por el contrario, aquellas a las que les mostraron modelos delgados aumentaron su predilección por los cuerpos delgados.
La doctora en Psicología Lynda Boothroyd, responsable del estudio realizado con más de 100 mujeres, cree que estos resultados nos tienen que hacer reflexionar sobre el poder de la exposición visual permanente a cuerpos superdelgados. "A través de los medios de comunicación, la población está constantemente rodeada de celebridades y modelos muy delgadas, lo que contribuye a que las niñas y mujeres tengan una actitud poco saludable para su cuerpo". Niñas y mujeres toman como referencia la imagen de las famosas delgadísimas que ven y llegan al punto de que su actitud con la comida cambia para parecerse a ellas.
El lujo no está reñido con la normalidad.
Se dice que la idea de las modelos reales podría no gustar a las marcas de lujo que venden un sueño aspiracional, pero lo cierto es que la moda de alta costura está volviendo la mirada a las mujeres reales. De hecho Ralph Lauren se ha sumado a lo que se llama ya tendencia "curvy" y ha contratado a una modelo de tallas grandes, la bellísima Robyn Lawley (en la imagen principal), en una campaña publicitaria. También Lanvin usa personas normales en una serie de anuncios y, por ejemplo ha convertido a una octogenaria bailarina en modelo (imagen pequeña).
A este respecto las marcas pueden estar tranquilas ya que otro de los estudios llevados a cabo en la Universidad de Durham y en la Universidad de Newcastle (Reino Unido), asegura que un grupo de mujeres tras ver una exposición de fotografías en las que mujeres de diferentes tallas mostraban distintos modelos de ropa de marca y otro grupo con mujeres con problemas alimentarios vestidas solo con leotardos grises, casi todas se inclinaron por las mujeres vestidas con ropa de marca sin importarles la talla que tuvieran.
La conclusión a la cual se ha llegado es que si las agencias de publicidad y medios dedicados a la moda, mostraran mujeres con una talla más real, la mujer igualmente aspiraría a tener ese cuerpo o esa ropa. Y si encima le añadimos que los grandes modistos mostraran sus diseños en una talla más normal, el efecto sería el mismo pero con la única diferencia de que no inducirían a problemas alimenticios y anorexia.
Una buena iniciativa online.
Está claro que a  la mayoría de nosotras la ropa no nos queda tan estupenda como a la modelo que la anuncian, por eso sería más lógico que fuera una mujer más real (con algo de cadera, más pecho o piernas menos estilizadas) la que nos lo enseñara. Y esa es la idea que ha tenido Rent the Runway. Este portal de comercio electrónico ha sustituido a las delgadísimas modelos por mujeres normales y permite que las visitantes busquen mujeres de determinada edad, altura, peso e incluso talla de pecho para ver cómo le queda ese vestido a alguien similar.
La idea de la que parte esta iniciativa es la de que no es cierto que las mujeres quieran fantasía cuando compran. Para ellos, la mujer busca realidad y quiere que la ropa le quede bien a ella no a la modelo. En las compras por Internet esto se agrava porque la mujer no tiene la oportunidad de ir al probador y ver cómo le queda a ella. Si no ve la prenda que le gusta puesta en una modelo real, no se hará una buena idea de cómo le va a quedar a ella y comprará a ciegas, lo que seguramente supone tener que devolverla y perder tiempo.
Pero esta iniciativa va un paso más allá, ya que las usuarias pueden subir sus propias fotos con las prendas de esta tienda (el portal alquila vestidos y accesorios de vestir durante unos cuantos días, a alrededor del 10 % del precio de venta) de modo que otras usuarias de talla y peso similar puedan ver cómo les quedaría. Las mujeres pueden incluir su altura, peso y talla de pecho en las reseñas. Las visitantes pueden realizar búsquedas para encontrar mujeres como ellas, hacer preguntas a otras y optar por ver solo personas corrientes en lugar de modelos.
 Por: Cristina Enríquez.

Continúa leyendo