Pizzakini, el bikini comestible del que todo el mundo habla

Un bikini de usar y tirar, o más bien de usar y comer, que cuesta la friolera de 10.000 dólares.

Cuando pensamos que todo en cuestión de comida está más que inventado, llega una cadena de pizzerías y riza el rizo. Villa Italian Kitchen ha anunciado que va a comercializar bikinis elaborados a base de pizza a un módico precio de 10.000 dólares la unidad.

Esta cadena de pizzerías norteamericana, con más de 300 locales, ha decidido promocionarse de una forma, cuanto menos, llamativa. Con el objetivo de celebrar el Día Mundial del Bikini no se les ha ocurrido otra cosa que lanzar el “Pizzakini”, un ‘delicioso’ bikini comestible con el que ir a la playa y saciar el apetito al mismo tiempo, más multifunción imposible.

Mira que nuestros padres no se cansaban de decirnos que con la comida no se juega, pero nada, que no aprendemos.

Lady Gaga, la reina del postureo y una maestra en conseguir titulares polémicos en los periódicos, ya se atrevió hace unos años a presentarse en una fiesta con un vestido fabricado con carne cruda, lo que generó expectación y críticas a partes iguales. Ahora parece que el equipo de marketing de Villa Italian Kitchen juega en la misma liga con su pizzakini y una campaña de publicidad que va a dar mucho que hablar y también va a generar multitud de opiniones de todo tipo y clase.

Tu bikini comestible

Este nuevo traje de baño de dos piezas está elaborado a base de mozzarella, tomate y pepperoni, lo que hace que sea totalmente comestible.

Lo que igual te quita las ganas de comértelo son los 10.000 dólares que tendrás que pagar si quieres uno. Vamos, está la cosa para luego darle un ‘tiento’… Vila Italian Kitchen justifica este precio afirmando que “todos los pizzakini están hechos a medida, se trata de una pieza totalmente personalizada”.

Vamos a dejar volar nuestra imaginación e imaginémonos en la playa con nuestro estupendo pizzakini a la hora de comer. Además del riesgo de que tu vecino de sombrilla sufra un ataque de hambre y se lance a por un trozo de pizzakini (¿recuerdas la escena de la película ‘Madagascar’ en la que un hambriento Álex -el león- ve a Maty -la cebra- como si fuese una chuleta y le termina pegando un bocado? Pues igual), también deberías tener en cuenta que si decidieses usarlo como un carísimo aperitivo, te verías obligada a practicar ‘nudismo gastronómico’, perfecto para ser discreta en la playa…

Que, por otra parte, pensamos que debe estar riquísima una pizza de pepperoni llena de cloro, sal o arena… Una exquisitez gastronómica a un precio irresistible.

Sea como fuere, esta idea del equipo de marketing parece que está dando sus frutos porque muchos medios de todo el mundo están hablando de esta campaña de publicidad, que lo que tiene de efectiva lo tiene de machista, volviendo a usar el cuerpo de la mujer para aumentar las ventas de un producto. Un recurso que las cadenas de comida rápida americanas utilizan de forma bastante frecuente.

También te puede interesar:
Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo