¿Qué les pasa a los cocineros británicos con la paella?

Primero fue Jamie Oliver con su ‘chicken and chorizo paella’ y ahora otro británico, Jamie Spafford, se atreve a desafiar a la comunidad tuittera con un burrito de paella.

Foto: Facebook Jamie Oliver.

Pongámonos en antecedentes: hace unos meses el famoso chef británico Jamie Oliver se atrevió a publicar en Twitter una ‘paella’ que llevaba chorizo entre sus ingredientes y la comunidad tuitera habló (y mucho).

El chef lo hizo con su mejor intención, lo que no sabía es que la paella no se toca. Incluso Chicote mencionó al cocinero indicándole lo que SÍ es una paella. Llegó a ser trendic toppic durante varios días y le llovió una gran reprimenda por parte de los tuiteros españoles.

Muchos periódicos, de dentro y fuera de nuestro país, se hicieron eco de esta noticia. Incluso el periódico británico The Guardian habló sobre ello y aseguró que la paella de Jamie “une a una fracturada España contra él”.

Otro Jamie ataca de nuevo

Ahora la polémica vuelve a estar servida. En este caso el culpable ha sido Jamie Spafford cofundador de la comunidad gastronómica SORTEDfood. ¿Qué ha hecho Jamie para volver a desatar la ira de los tuiteros gastronómicos? Pues se atrevió a subir una foto de un ‘paella burrito’ (burrito de paella). Sí, así como lees. Y, ¿qué crees que pasó en Twitter? Pues vuelta a la misma historia: un aluvión de críticas por este maltrato a un icono de nuestra gastronomía.

Después de todas estas reacciones, escribió un tuit admitiendo que al parecer había ofendido a toda la población española con su “paella burrito” y pedía que le explicasen por qué si era un plato delicioso. Y vuelta a empezar otra vez.

Spafford aseguró que hasta había gente que le había denunciado a la Policía y que había visto a muchos españoles enfadados. Y lanzó la siguiente ‘advertencia’: “Esperad a que ponga gazpacho en un taco”.

Es verdad que viendo esto pensamos: ¿qué le ocurre a los cocineros británicos con nuestra paella? ¿Por qué llaman paella a cualquier cosa que lleve arroz? Lo que nos lleva a pensar, ¿no hacemos nosotros lo mismo con platos de otras cocinas? Sin ir más lejos, ¿qué les parecerá a los italianos la pizza Sweet KitKat de Telepizza o la pizza de nachos de la misma casa? Sin contar con los múltiples ingredientes que en cualquier casa y en infinidad de restaurantes añaden a sus pizzas que dejarían K.O. a cualquier italiano amante de su gastronomía.

Los fundamentalismos gastronómicos, ¿por qué?

Es cierto que la paella ha sido maltratada y vejada de mil formas, tanto dentro como fuera de nuestro país. Tanto es así que encontrar una buena paella puede llegar a ser misión imposible y en su nombre se venden auténticos desastres con arroces pasados, mil ingredientes de todo tipo y clase, un exceso de colorante y mil cosas más que solo lo sabe la persona que lo ha sufrido (y creo que todos hemos caído en alguna de esas trampas alguna vez).

Esto no está bien y es positivo que se defienda la cocina de los orígenes, las recetas tradicionales, con sabor. Respetar y recuperar los platos tradicionales no es ninguna cosa negativa pero, para eso no hace falta llegar a la amenaza ni al insulto.

Analizando estos dos casos hay que plantearse: ¿de verdad lo que han hecho estos cocineros británicos es un crimen de tanta envergadura? Jamie Oliver aseguró en un programa de la BBC que la cosa fue mucho allá de unos cuantos mensajes graciosos, llegó a tener hasta amenazas de muerte por incluir chorizo a un arroz al que llamó paella.

Esto no solo le ocurre a cocineros de fuera de nuestras fronteras, también sucede cuando algún chef mediático propone su versión u opina sobre algún plato tradicional (hace no demasiado tiempo Ferrán Adriá comparó un cachopo con una croqueta y no hubo ningún tipo de piedad con él).

El problema no está en criticar una cosa que no nos parece bien o con la que estamos en desacuerdo, el problema está en usar las redes sociales sin responsabilidad, amparándose en el anonimato para insultar, amenazar o faltar al respeto. Una acción cada vez más común y que no solo ocurre en el mundo gastronómico. ¿De verdad para mostrar nuestro desacuerdo es necesario faltar al respeto?

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo