La sencilla receta por la que se ha suspendido una prueba de MasterChef por primera vez en su historia

Nunca en las nueve ediciones y media del talent de cocina había acabado una prueba sin platos que presentar al jurado.

El reencuentro de todos los concursantes de las nueve ediciones previas a la actual de MasterChef tenía previsto ser el plato fuerte de la sexta gala de la décima edición del talent show de cocina, pero algo histórico y nunca visto ha ocurrido en sus cocinas: por primera vez, el jurado ha tenido que cancelar una prueba sin que llegara a su fin. 

Ha sido la primera de las tres pruebas de la gala, donde los aspirantes se han enfrentado al reto de cocinar por equipos y turnos. Cada miembro debía cocinar un plato tradicional con huevo. En concreto, recetas como una quiché, un suflé o el flan, que ha sido el responsable de la cancelación de la prueba por parte de Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samanta Vallejo-Nájera.

Después de casi 4 horas cocinando, y ante la incapacidad de que algún equipo presentara un flan, el jurado ha decidido dar por concluida la prueba. Algo así no se había visto nunca en las diez ediciones del programa de cocina. Los aspirantes estaban avergonzados. “La primera vez que se suspende una prueba en MasterChef. Me siento frustrado y con mucha vergüenza”, ha dicho Adrián. “La verdad es que da un poco de vergüenza ajena porque somos los primeros aspirantes en no poder terminar una prueba de MasterChef”, ha refrendado Yannick. Teresa, por su parte, cree que “Esta cancelación de prueba yo creo que ha sido un toque de atención al grupo en general y es que a veces nos vamos a los libros de alta cocina y hay que ir a ver cómo se hace un flan”, ha dicho. 

Teresa y Adrián han sido protagonistas en la prueba final de la gala por motivos muy distintos. Antes, todos los aspirantes han cocinado en la prueba de exteriores celebrada en Sanlúcar de Barrameda, Capital Española de la Gastronomía 2022. En su playa se ha producido el anunciado encuentros de los aspirantes que han pasado por MasterChef (en la versión tradicional, de aspirantes anónimos). Los concursantes han tenido que cocinar seis tapas locales bajo la dirección de Maribel, aspirante de la primera edición, y Ofelia, de MasterChef 9. 

Doble expulsión

Tras el veredicto del jurado, en la prueba final los aspirantes con delantal negro han tenido que pelear por la salvación en una prueba clásica del programa, el “robo de ingredientes”, y solo Adrián ha estado a la altura con los dos platos de pasta fresca que ha cocinado. 

El jurado ha felicitado al aspirante por el sabor de sus elaboraciones. “Esto me parece que esta muy bueno. Fino, muy fino. Se te deshace en la boca”, le ha dicho Pepe. “Son los únicos platos de pasta que hemos probado esta noche que te comerías y disfrutarías”, ha añadido Jordi. “El ravioli está espectacular. Tiene un equilibrio perfecto: pasta fina, buen relleno y jugoso”, ha sentenciado Samanta. 

No han podido valorar igual el trabajo de Teresa, una de las favoritas al triunfo final, y Patricia, que han estado tan desafortunadas que, para sorpresa de todos los aspirantes, el jurado ha decidido expulsarlas a ambas y salvar a Jokin y Julia. “Creo que habéis hecho los peores platos con diferencia. No estaban acabados y no había sabor”, ha señalado Pepe, que ha calificado sus platós como “muy muy malos”.

Teresa ha reconocido que “El tiempo me ha jugado una mala pasada y no he podido terminar el plato” y Patricia ha reconocido que “he ido desconfiada todo el rato paso a paso y la he fastidiado”.

Por lo tanto, la sexta gala de MasterChef 6 nos ha dejado dos grandes sorpresas: una doble expulsión y, sobre todo, la primera prueba en la historia del programa que no se completa. 

Continúa leyendo