Recordando a Clark Gable en el aniversario de su nacimiento

“Francamente, querida, eso no me importa”. ¿Quién no recuerda esta famosa frase de la película 'Lo que el viento se llevó' pronunciada por Clark Gable, uno de los mitos masculinos del celuloide?

“Francamente, querida, eso no me importa”. ¿Quién no recuerda esta famosa frase de la película Lo que el viento se llevó pronunciada por Clark Gable, uno de los mitos masculinos del celuloide, nacido hace 115 años en una ciudad llamada Cádiz, pero del estado de Ohio, en Norteamérica?

 

Clark Gable tuvo un reconocido carisma para la interpretación de personajes tipo galán, con un lado oscuro que albergaba cierto cinismo. Su madre murió cuando tenía sólo siete meses de edad. A los 16 años dejó el colegio y se fue a trabajar a una fábrica y de vez en cuando como vendedor. Un día asistió al teatro y tras ver la obra The Bird of Paradise, de Richard Walton Tully, decidió convertirse en actor. Comenzó a realizar giras con compañías teatrales de segunda fila.

Gable ganó un Oscar al mejor actor principal por Sucedió una noche, película de 1934, y ante el asombro general, Gable le regaló la estatuilla a un joven admirador. A pesar de este premio, se le conoce más por su papel de Rhett Butler en el clásico del cine Lo que el viento se llevó, film rodado en 1939. En 1935 también fue nominado al Oscar por su intervención en Rebelión a bordo.

 

En 1942, su esposa (una de las cinco que tuvo) Carole Lombard, con la que vivió la época más feliz de su vida, falleció en un accidente aéreo; esto conmocionó profundamente al actor, que decidió alistarse en las Fuerzas Aéreas y combatir en la Segunda Guerra Mundial. Se dice que Hitler, ferviente admirador del actor, removió tierra, mar y aire para que Gable regresara a las pantallas sano y salvo.

Gable se casó dos veces más: primero con Sylvia Ashley, modelo y actriz inglesa viuda del actor Douglas Fairbanks Sr., y después con Kay Williams, una ex modelo y actriz de reparto, divorciada y con dos hijos que fue la madre de su único hijo legítimo, nacido unos meses después de su muerte (tenía una hija mayor, Judy Lewis, nacida de su relación adúltera con Loretta Young).

 

En los 50, la estrella de Clark Gable (aficionado bebedor y fumador compulsivo) se mantuvo gracias a algunos éxitos especialmente en el western o la comedia, entre los que se destaca Mogambo, y el propio actor declaraba que esperaba la oportunidad de poder cerrar su carrera con una gran película. No la encontró hasta que en 1960 protagonizó su último papel en una película mítica por muchas razones: Vidas rebeldes, junto a Marilyn Monroe y Montgomery Clift. Su rodaje concluyó el 4 de noviembre de 1960, 12 días antes de la muerte de Gable. El inolvidable galán de Hollywood fue enterrado junto a su esposa Carole Lombard en el cementerio Forest Lawn Memorial Park de Glendale, en Los Ángeles, a la edad de 59 años.

 

Continúa leyendo