Sin Tabaco Vivimos Más

Dejar el tabaco prolonga hasta 10 años la vida de las mujeres. Eso es lo que se deduce de una investigación llevada a cabo en Gran Bretaña, en la Universidad de Oxford, llamada Million Women Study y en la que participaron más de 1,3 millones de mujeres voluntarias entre 1996 y 2001, cuando tenían entre 50 y 65 años. Este macroestudio (no enfocado exclusivamente al tabaquismo) hizo un seguimiento de las voluntarias durante 12 años. Las participantes aportaron datos sobre su estilo de vida, factores médicos y sociales, etc., y cuando una de ellas fallecía (durante el periodo de observación lo hicieron unas 66.000) se anotaba la causa de su fallecimiento.
Cuando arrancó la investigación, el 20% de las participantes del estudio eran fumadoras, el 28% exfumadoras y el 52% nunca había fumado. A los tres años, las fumadoras tenían casi tres veces más probabilidades de morir que las no fumadoras. De hecho, 2/3 partes de todas las muertes de fumadoras a los 50, 60 o 70 años fueron causadas por el tabaquismo, y estaban relacionadas con enfermedades como el cáncer de pulmón, la enfermedad pulmonar crónica, enfermedades del corazón o un derrame cerebral. De estos datos se deduce que la cantidad de tabaco consumida estaba directamente relacionado con la mortalidad de estas mujeres y extrapolándolo a la sociedad en general se puede decir que 2/3 partes de las muertes de fumadoras de menos de 70 años se deben al tabaquismo.
Pero el estudio (publicado en The Lancet) ha arrojado aún un dato más preocupante para los que creen que ser fumador social o consumir solo un cigarrillo al día no hace daño. Según los datos obtenidos, los riesgos aumentaban considerablemente con la cantidad fumada. Incluso entre las que fumaban tan solo un cigarrillo al día, al inicio del estudio, las tasas de mortalidad fueron el doble que entre las no fumadoras.
La buena noticia es que el efecto dañino del tabaco puede revertirse. Es un proceso lento y las mejoras solo ven poco a poco, pero existen. Las mujeres de esta investigación que dejaron de fumar con 30 años, redujeron un 97% el riesgo de muerte prematura. En las que lo dejaron a partir de los 40 años los beneficios de dejar de fumar disminuyendo, demostrando que el efecto es bastante permanente.
La conclusión más clara del estudio es que las mujeres que dejan de fumar antes de llegar a una edad mediana ganan 10 años de vida. Es decir, que abandonar el tabaco puede prolongar la vida de las mujeres una década.Lo que no solo es una buena noticia para que las que ya han dejado de fumar sino un aliciente para que lo quieren intentar. Recordemos que el cáncer de pulmón será el más mortal en mujeres en 2020 y que los sólo ahora, en el siglo XXI, es cuando podemos empezar a ver los efectos reales del tabaquismo. Y es que las mujeres nacidas alrededor de 1940 fueron la primera generación que comenzó a fumar un número considerable de cigarrillos a lo largo de la vida adulta, sobre todo en Gran Bretaña y EEUU. Por lo tanto, solo ahora se pueden observar directamente todos los efectos del tabaquismo prolongado sobre la mortalidad prematura entre las mujeres.

Continúa leyendo