Susan Sarandon y Geena Davies. Las auténticas inventoras del selfie

Veinticinco años después de Thelma & Louise , las protagonistas juntas de nuevo.  

Ha pasado un cuarto de siglo desde que ellas nos hicieron soñar con que una amistad podía con todo. Thelma y Louise nos dieron la fuerza necesaria para confiar en que dos amigas unidas eran capaces de cualquier cosa y hasta hoy nadie ha podido superar su estela. Veinticinco años después Susan Sarandon y Geena Davis han vuelto a hacer gala de la inquebrantable amistad que las une y se han reencontrado en el plató de un conocido programa de televisión.

 

Como si el tiempo no hubiese pasado por ellas, Sarandon con una bomber plateada y gafas de sol y al volante y Davis con un vestido rosa, las protagonistas del mítico filme han hecho su entrada triunfal en el estudio dentro del Ford Thunderbird de 1966 que fue testigo de sus aventuras y desventuras. Muy sonrientes, felices y entusiasmadas, Susan y Geena se sienten afortunadas de haber podido protagonizar una película con tanta trascendencia.

En plena era digital en la que las redes sociales se han convertido en el medio de comunicación por excelencia y los selfies son el tipo de foto que más se publica, Sarandon y Davis recuerdan que ellas son las auténticas inventoras de este tipo de foto. Cuando rodaron Thelma y Louise no había teléfonos móviles, redes sociales ni cámaras digitales.

 

Ni siquiera tenían a nadie que les pudiese hacer una foto. Estaban ellas solas y el fuerte sentimiento de amistad que las unía. Pero eso era suficiente. Una cámara Polaroid, instantánea, y las ganas de verse juntas e inmortalizadas para siempre bastó para que las amigas juntasen sus rostros, le diesen la vuelta al objetivo y se hiciesen la fotografía. Y así nació el selfie, la primera autofoto que ha quedado registrada para los anales de la historia del cine.

 

Continúa leyendo