¿Te Gustan las Series?

Las series de televisión crean adicción a millones de fans en todo el mundo, en lo que ya es un fenómeno sociológico y global. Y es que los ‘seriéfilos’ saben que, hoy, el mejor cine no se ve en la gran pantalla. Ya nadie se rasga las vestiduras por pasarse de la gran a la pequeña pantalla. Comenzaron haciéndolo los grandes directores como Martin Scorsese (Boardwalk Empire), Steven Spielberg (Falling Skyes) o Ridley Scott (The good wife) y hoy son los intérpretes los que no dudan en elegir la tele. Como dice Halle Berry, “ahora los actores tenemos la libertad de ir adonde hay mejor material y no sufrir el estigma de ser juzgados por el medio donde se exhibe”. Porque de lo que no hay duda es de que ahora los mejores guiones están en la televisión, hasta el punto de que “es muy difícil encontrar buenos papeles en el cine, especialmente para mujeres”, asegura la actriz, que protagoniza su primera serie, Extand, producida por Spielberg.
PELÍCULAS EN PEQUEÑO FORMATO
Y mientras el cine se estanca, la televisión vive su mejor momento. Para Olga Rueda, psicóloga y directora de talleres de cineterapia, las series nos permiten  “familiarizarnos con los personajes mediante historias ingeniosas y ocurrentes con temáticas que se acercan a nuestros intereses y donde la estructura de los guiones permite disfrutar en tiempos muy cortos”. En España sucede algo parecido porque, aunque disten mucho de las inglesas o americanas, atraen y enganchan. Buena prueba de que nuestras series están a un muy buen nivel es que se venden y adaptan a otros países. Las últimas han sido Los misterios de Laura (The mysteries of Laura), y Pulseras rojas (Red band society), que se estrenan este otoño en Estados Unidos con muy buenas expectativas.
Alberto Nahum García, profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra y autor del blog Diamantes en serie, entiende que esta época dorada es posible por “la facilidad de acceso a series actuales y antiguas. No es sólo que ahora haya muchos canales emitiendo series, sino que, además, Internet ha permitido la globalización del contenido. Cualquier capítulo de The Walking Dead o Juego de tronos es visto al día siguiente de su emisión por espectadores de todo el mundo y está disponible en múltiples plataformas en la Red. Esto genera una retroalimentación, un ruido, un marketing que hace que determinadas series se conviertan en acontecimientos planetarios para sus fans”.
Pero además, Alberto Nahum considera que las series nos gustan tanto por su propia forma narrativa:  “Son dosis pequeñas. No necesitas un espacio de dos o tres horas por delante, como con una película. Se puede ver un capítulo después de cenar, en el tren de vuelta a casa, en la tableta antes de dormir... Si a eso le sumamos un relato hecho para enganchar, para que el espectador regrese la semana siguiente, entonces tenemos una narración muy adictiva”, explica.
Precisamente Francesc Miralles, escritor y ensayista, entiende que la estructura de los capítulos, cargados de acción e intriga, que terminan siempre en ascenso para engancharte a ver el siguiente capítulo o la siguiente temporada “recogen el espíritu del folletín literario, cuando los lectores esperaban periódicamente nuevas aventuras de sus héroes”.
PARA TODOS LOS PÚBLICOS Y GUSTOS
Españolas, extranjeras, cómicas, de ciencia-ficción..., las series nos atrapan porque la oferta ha logrado una variedad tal, que “siempre hay una serie para ti. La televisión americana está muy compartimentada en nichos. Así, la competencia entre cadenas ha generado un círculo virtuoso, donde cada cadena ha buscado innovar, ser más atractiva en sus historias, ganarse al público de todos los nichos”, asegura Nahum. Este estudioso y ‘seriéfilo’ afirma que ha sido precisamente la competencia la que ha espoleado un aumento de calidad y de diversidad. “Esto ha provocado que haya cadenas con series para público juvenil (la CW con Gossip Girl, One Tree Hill o Crónicas vampíricas), para público más indie (el Rectify del Sundance Channel), más masculino y con ganas de guerra (la FX con Justified o Sons of Anarchy), o más elitista (algunos productos de HBO como Sherlock). Siempre hay un buen puñado de series que entran en nuestros gustos personales, dramáticos o ideológicos”, detalla.
UN FENÓMENO GLOBAL
El gran aliado de las series es Internet, que derriba las fronteras temporales y geográficas. Lo que se emite en EE UU o España puede verse en cualquier parte. También la conversación que se genera alrededor de cada serie (en blogs, wikis o tuits) adquiere resonancia global. “Lost fue la primera: gentes de todo el mundo intentaban desentrañar los secretos de la isla, a las pocas horas de la emisión de cada capítulo”, afirma Nahum. Miralles va un paso más allá y afirma que hoy todo en la cultura es global, “no sólo las series. La humanidad converge hacia la unificación de los gustos”. Por eso no extraña que series que arrasan, como Juego de Tronos, levanten pasiones que hagan que sus seguidores viajen a los lugares de los rodajes (se espera que Sevilla, donde se graba la quinta temporada, atraiga a muchos) o que pongan a sus hijos los nombres de los protagonistas: Bran, Arya y Khaleesi se están convirtiendo en nombres populares en el Reino Unido.
LO QUE NOS ESPERA…
En las series internacionales, el otoño arranca cargado de novedades y regresos esperados, como True detective, Mad Men, Elementary, The good wife, Master of sex, House of Cards, Ray Donovan o Big Bang y Modern Family. Las expectativas, sin embargo, están puestas en los estrenos:
Extand. Halle Berry (en la foto) es una astronauta que regresa a la Tierra embarazada tras haber estado 13 meses sola. La produce Steven Spielberg y la emitirá Antena 3.
Gotham
. Creada por el ‘padre’ de El Mentalista, Bruno Heller, recrea los primeros pasos de varios personajes de la saga de Batman. La podremos ver en Fox.
Constantine. Con Matt Ryan (Vikingos, Los Tudor), gira en torno a un pícaro ocultista que, atormentado por su pasado, quiere defender al mundo de las fuerzas oscuras del más allá.
CSI: Cyber. Esta vez los casos de investigación criminal se centran en el  ciberespacio. El reparto lo encabeza Patricia Arquette, la inolvidable vidente de Médium.
Battle Creek. Lo nuevo del creador de Breaking Bad, Vince Gilligan, con Josh Duhamel (Las Vegas) como protagonista.
Y dentro del panorama español esperamos las nuevas temporadas de Isabel, El Príncipe, Velvet o El chiringuito de Pepe, con la vista puesta en las novedades que llegan:
Alatriste. Después de un tiempo en el cajón de Telecinco, verán la luz las aventuras de nuestro castizo personaje, con el guapo Aitor Luna. La pena es que se ha rodado en Budapest.
Anclados. Los guionistas de Aída estrenarán en Telecinco esta comedia ácida y diferente, protagonizada por Daniel Guzmán y Rossy de Palma.
Refugiados. La primera coproducción de la BBC en España, aborda el tema de un inminente desastre que amenaza con destruir la humanidad. La emitirá La Sexta. La protagoniza Natalia Tena, la salvaje Osha de Juego de Tronos.
Bajo sospecha. El hermano de Aitor, Yon González, protagoniza junto a Blanca Romero (izda.) este drama policial en torno a la desaparición de una niña. Es la apuesta más ambiciosa de Antena 3.
Por: Mavi Consentino.

Continúa leyendo