Tomates con sabor a tomate, ¡es posible!

Si eres de las que se reconocen en la frase “es que los tomates ya no saben a tomate, igualitos que los del pueblo, vamos”, te interesa seguir leyendo. Los tomates con sabor a tomate pueden volver a ser una realidad.

tomates con sabor

Todos sabemos que no hay color (además de verdad) entre unos tomates de huerto y la mayoría de los que compramos hoy en día en muchos supermercados. Los tomates no saben a tomate, en muchos casos no saben a nada, y de eso no solo te has dado cuenta tú: los investigadores también lo hicieron y se pusieron manos a la obra para saber qué pasaba. La culpa de que los tomates de ahora no tengan el sabor de los tomates de antes es de 13 compuestos volátiles implicados en el sabor que, según han descubierto los expertos, están presentes en menor medida en los tomates “modernos”.

tomates de pueblo

La investigación publicada en la revista Science y realizada por investigadores de la Universidad de Florida, la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel), la Academia China de Ciencias Agrícolas y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, se llevó a cabo analizando 398 variedades de tomate y se concluyó que las diferencias entre los tomates tradicionales y los de ahora radicaba en esos 13 compuestos y en marcadores genéticos concretos que inciden directamente en dichos compuestos. En resumen, en los tomates modernos se ha buscado obtener características como que sean resistentes a plagas, que tengan un color más atractivo y una forma más homogénea, que sean más duraderos, que sufran menos las consecuencias de ser transportados, etc. Sin embargo, esas ventajas han supuesto en muchos casos una pérdida de sabor, que no ha sido buscada ni deseada, pero que ha aparecido como efecto secundario de este proceso.  

¿Y cómo de halagüeño es este descubrimiento? Pues lo es mucho, ya que al saber a qué se debe esa falta de sabor y conocer que los tomates tradicionales sí tienen esos compuestos que los hacen sabrosos y jugosos, será más fácil cruzar los de antes con los de ahora y obtener unos tomates con el sabor de siempre, pero con las “mejoras” de los de ahora. Es decir, se podrá recuperar el sabor de los tomates que se ha ido perdiendo a lo largo de los años con las innovaciones en la producción de los mismos, muy alentadas por el hecho de que queremos comer de todo durante todo el año y esto respeta poco los productos de temporada y sus cualidades.

Este descubrimiento viene a reforzar una tendencia que se está convirtiendo cada vez en algo más habitual: las empresas se están dando cuenta de que los tomates están perdiendo clientela por culpa de su falta de sabor y están mostrando más interés en recuperar la antigua esencia de los tomates, por eso, muchos productores de semillas están tratando de recuperar las variedades de antes.

En definitiva, ahora que los expertos ya saben por qué los tomates ya no saben a tomate y cómo recobrar ese sabor jugoso, auténtico y tradicional, poder degustarlos y disfrutar de ellos como el verdadero manjar que son parece estar mucho más cerca, esperamos que al alcance de la mano y en poco tiempo.

CONTINÚA LEYENDO