Vídeo de la semana

¿Una máquina expendedora de pizzas? Sí, existe... y está en Italia

En solo tres minutos y por unos seis euros tienes una recién hecha gracias a este innovador invento. Te explicamos dónde está y cómo funciona.

maquina expendedora de pizzas
Getty

El concepto comida rápida alcanza su mayor expresión con este nuevo artilugio, porque a rápido no hay quien le gane, aunque no se trata de hamburguesas. Los amantes del plato estrella de la gastronomía italiana están de suerte porque... ¡ya existe la primera máquina expendedora de pizzas! Así de sencillo, eliges el tamaño, los ingredientes y en unos minutos la tienes lista para comer. Parece un sueño, pero es una realidad. 

El invento ha revolucionado Roma, que es donde la empresa Mr Go la ha instalado, concretamente en la calle Catania, cerca de plaza de Bolonia. A juzgar por lo comentarios de los consumidores en las redes sociales, ¡está buenísima! Claro que los expertos maestros pizzeros han puesto el grito en el cielo y lo consideran poco menos que un sacrilegio. "Nos han atacado como locos, diciendo que iba en contra del mercado y el arte de la pizza", ha confesado el propietario de la máquina expendedora. 

¿Y cómo funciona? En realidad es bastante sencillo, la máquina mezcla la harina con agua para obtener la masa, que se prensa dándole la típica forma redondeada. A continuación se le añade los ingredientes seleccionados, que permanecen envasados al vacío hasta el momento de la elaboración. La cocción se lleva a cabo en un horno a 380 grados y en solo tres minutos el cliente tiene su pizza lista para consumir. ¡Y todo a la vista a través de un cristal! El proceso es tan rápido porque se utiliza una harina con una pequeñísima cantidad de gasificante y azúcar que activan el proceso de fermentación de la masa, como explica Mr. Go.

La máquina expendedora funciona todos los días de la semana durante 24 horas y se pueden preparar cuatro pizzas diferentes: margarita (sola, con panceta o con salami picante) y la variedad cuatro quesos, ¿El precio? oscila entre los 4,50 y los 6 euros.

El invento ha ocupado hasta la portada del New York Times, pero, pese a ser muy revolucionario, no es del gusto de todos. Pese a ello, desde la marca no quieren entrar en polémicas, ni rivalizar con las preparadas en restaurantes especializados. "No tenemos ni la pretensión ni la arrogancia de considerar nuestro producto igual o mejor que una pizza hecha en una pizzería. Nuestra misión es ofrecer una alternativa válida dentro del mundo de la alimentación", aseguran.

Y lo han conseguido porque sobre todo los estudiantes de Roma están encantados con la idea, que les permite degustar este plato típico en cualquier momento del día de una manera cómoda y rápida. Aunque normalmente la masa de la pizza hay que dejarla fermentar como mínimo un par de horas, esta máquina lo consigue de manera exprés gracias a su particular método de elaboración. Pese a las críticas recibidas, los propietarios insisten en que utilizan ingredientes de primera calidad y que el resultado es perfecto.

Si ya podíamos comprar alimentos como sandwiches, chocolatinas, chucherías, ensaladas, etc, a través de las populares máquinas de vending, ahora las pizzas se cuelan en el mercado. Por el momento, sólo se pueden probar en Roma, habrá que esperar para ver si el invento se internacionaliza.

Continúa leyendo