Vídeo de la semana

Verónica Forqué y su escultura en la cocina en MasterChef: ¡talla el nombre de Samanta con un boniato!

De la tarta “despanzurrada” de Juanma Castaño hemos pasado a la afición por la “escultura culinaria” de la ganadora de cuatro premios Goya.

Foto: RTVE
Foto: RTVE

Como es habitual en las galas de MasterChef, casi lo de menos ha sido la expulsión, que en esta ocasión la ha protagonizado Eduardo Navarrete. Al final, siempre hay un plato que se convierte en lo más comentado de la noche y esta vez lleva la firma de Verónica Forqué.

La actriz, que se ha salvado una semana más de la expulsión en esta nueva edición del show de cocina con participantes famosos, ha protagonizado la anécdota de la noche con un plato inspirado en la escultura, aunque el resultado no ha sido precisamente el de una obra de arte. 

En la primera prueba de la gala todos los concursantes debían cocinar con productos robados de las cestas de sus compañeros una receta libre y dado que la lista de ingredientes no era demasiado abundante, Forqué ha decidido tirar de una de sus grandes cualidades: la imaginación.

La intérprete, que es la concursante que más polémica genera porque no deja indiferente a ningún fan del programa, que en las redes sociales la defienden con fervor o piden su expulsión cada semana, ha preparado un “aperitivo sorpresa, nunca mejor dicho”, tal y como ella misma ha llamado a su creación hecha a base de queso brie y boniato.

En lo gastronómico el aperitivo de Verónica Forqué no da para mucho así que no te vamos a replicar la receta como sí hicimos con la tarta de limón de Victoria Abril, que fue una de las mejores elaboraciones de la presente edición. Sin embargo, como espectáculo, el plato de la ganadora de cuatro premios Goya es digno de mención porque pocas veces vas a ver un boniato tallado. Sí, como lo oyes. 

“Me he aficionado al torneado”, ha dicho ella misma para defender su plato. La idea principal de Verónica Forqué para darle otro aire a su aperitivo ha sido tallar letras con la pulpa del boniato, creando una especie de sopa de letras en la que se encontraba la sorpresa que lleva por nombre la receta: ¡el nombre de Samantha! El problema, más allá del aspecto de la elaboración y de que se ha dejado la hache por el camino, es que justo escogió el nombre del miembro del jurado más complicado y cuando le pidieron Pepe y Jordi que lo “escribiera” con boniato, le costó lo suyo encontrar las letras del nombre de la cocinera a la que Forqué decidió homenajear de una manera realmente peculiar, como solo se le podía ocurrir a una estrella del cine que vuelca su creatividad en los fogones...

Como no podía ser de otra manera, las risas han inundado el plató de MasterChef, incluidas las de Florentino Fernández y Gonzalo Miró, invitados de la gala. Pero hay que reconocerle el mérito a Verónica Forqué de tener paciencia y mañana para conseguir tantas letras de un boniato, que no es precisamente una calabaza en cuanto a tamaño. El mismísimo Pepe Rodríguez así lo quiso destacar: “Tiene meritazo sacar todas las letras de un boniato”. 

Del sabor, eso sí, mejor no hablamos porque el propio chef del restaurante El Bohío ha tenido que decirle a su amiga Verónica Forqué justo después que “está entre los peores cuatro o cinco platos que has hecho en el programa”. Al menos, como le ha dicho Florentino Fernández con su habitual guasa, “el queso te ha salido clavado, en maduración y en todo”. 

Verónica Forqué, actriz multipremiada y ahora también talladora de boniatos. Genia y figura.

Continúa leyendo

#}