Alberto de Mónaco y Fernando Alonso se retan en el terreno de juego