Andrés Pajares y su secretaria, algo más que una relación laboral