Emily Blunt, la dulce espera de la nueva Mary Poppins