Granada se paraliza con la boda de Alejandro Santo