Julián Muñoz, la decadencia de un reo a las puertas del tercer grado