La infanta Elena, con los alabarderos