Nuria Roca y Nieves Álvarez, duelo de mujeres infinitas