Sandra Bullock y su pacto con el diablo