Revista Mía

Claves para preparar granizados en casa

Esta bebida es un emblema del verano en nuestro país, pero no es muy habitual prepararla en casa pese a lo fácil que es. Te lo demostramos.

Con la que está cayendo estos días previos al verano, lo único que nos apetece son cremas frías, helados y mucha fruta, ya sea entera bien fresquita o en granizado, un recurso adictivo para combatir el calor que nos gusta igual a los mayores que a los peques de la casa.
En nuestro país son un emblema del verano los de frutas cítricas, sobre todo de limón, pero también es típico el de café, y cada vez hay más variedad de sabores en las heladerías y cafeterías durante los meses de calor. Sin embargo, no es habitual que los hagamos en casa.
Lo curioso es que en las redes sociales proliferan las recetas para hacer helados caseros, muchos de ellos saludables, y no tantas de granizados. Se ve que somos más de tomarlos en la calle, en una terracita. Pero una cosa no está reñida con la otra, y más teniendo en cuenta lo fáciles de hacer que son.

Paso a paso

No necesitas tener una máquina granizadora en casa como las que tienes en tu retina desde que eras bien pequeño. Solo necesitas agua, fruta a tu gusto (o verdura) y un edulcorante. Y el congelador, obviamente. Esto último es opcional pero será inevitable ponerle una pizca si eliges, por ejemplo, hacerlo de limón.
La clave es exprimir fruta natural o licuar verduras (puede ser de zanahoria) mientras disuelves azúcar al gusto (u otro edulcorante) en medio litro de agua aproximadamente. Hazlo en un cazo a fuego lento. Añades si quieres la ralladura de la fruta si es cítrica y después el zumo o el licuado exprimido. Una vez mezclado, lo sirves en una fuente y lo metes al congelador.
Queda el paso definitivo, que consiste en ir batiendo la mezcla cada media hora, más o menos, para que coja la textura de granizado, con ese hielo picado saborizado tan característico de esta bebida refrescante. Bastará con repetir la acción tres veces.
El proceso no varía en función de la fruta o frutas que escojas. Puedes ir adaptando las cantidades de agua, zumo y edulcorante hasta dar con las que más te gustan.
La opción alternativa, sobre todo si hay peques en casa, es hacerte con unos vasos individuales para granizado. Son fáciles de utilizar y están hecho de materiales libres de BPA. El granizado se hace en el propio vaso una vez esté limpio y haya sido congelado al menos durante 4-6 horas. Solo tendrás que verter el líquido de tu granizado en él, a ser posible que ya esté un poquito frío también, y pulsar o remover el vaso.
Dependiendo de la marca puede variar la técnica, pero el concepto es similar en todos los casos de este tipo que encontrarás en el mercado. Son ideales con niños porque pueden preparar ellos mismos su granizado. No hay riesgo de que se rompan como sí ocurre con un vaso de cristal y son blanditos, así que no es necesaria mucha fuerza para apretar y hacer el granizado. Solo es relativamente “arriesgado” el paso de verter el líquido dentro del vaso, pero pueden hacerlo incluso niños pequeños.
tracking