Revista Mía
5f30256f5bafe8b9477810b5

5 maneras diferentes de consumir café que vas a querer probar

En formato helado, con jengribe, en crema y apto para untar... Empezar el día sin café puede resultar complicado, y por eso te proponemos algunas maneras originales para que puedas disfrutar de tu bebida favorita.

Qué tendrá el café que muchas somos incapaces de empezar el día sin tomarnos una taza. Será su sabor intenso, ligeramente ácido, el punch de energía que nos da para afrontar nuestras tareas diarias... Sea como sea, es una de las bebidas más consumidas del mundo, y además su uso es generalizado en todas partes del mundo (por algo será...).
Sus propiedades son numerosas, entre las que destacan su capacidad para mantenernos alerta y a nuestro cerebro activo, favorece la quema de grasas porque acelera el metabolismo, mejora nuestro rendimiento físico, contiene nutrientes esenciales, disminuye el riesgo de padecer diabetes y la posibilidad de sufrir enfermedades neurodegenerativas. Y esos son solo algunos de sus encantos. Además de ellos, son muchas las maneras en que puedes degustar esta bebida, aunque seguramente seas fiel a tu 'receta' habitual que probablemente no tenga mucha complicación. Si quieres variar un poco y darle un giro para consumir café de una manera tan rica como original, te mostramos 5 formas de tomar café que te sorprenderán (y para bien). Solo con jengibre y miel, en formato polo (ideal para días calurosos), hecho hielo y mezclado con leche para que se vaya fundiendo... ¿Cuál es la tuya?

Con miel y jengibre

Perfecta para las atrevidas, esta versión 'cafetera' añade miel y jengibre al típico café solo. Si te gusta el punto spicy del jengibre en contraste con el dulzor de la miel, no dudes en recrearlo.

Café hecho cubitos (versión helada)

Perfecta para esos días de calor y si tu objetivo es presentar algo tan sencillo como un café de manera sorprendente. En un recipiente para hacer cubitos de hielo, vierte café y deja que se congele. Después, añádelos a un vaso y agrega leche. Los cubitos se irán derritiendo y la mezcla resultará muy fresquita.

Café con hielo... Y crema de cacahuete

Desde luego, esta es una mezcla de lo más instagrameable. Haz tu café con leche, y en un recipiente cute vierte unas cucharaditas de mantequilla de cacahuete. Después, añade unos cubitos de hielo y remueve bien para disfrutar de esta mezcla tan original.

Polos de café

Estamos en un mood en el que apetece algo fresquito así que, ¿por qué no tomar tu dosis diaria de café en formato polo? Basta con que cuentes con los recipientes indicados y hagas el café como más te guste: solo, con leche... E incluso puedes incluir alguna fruta o trocitos de chocolate.

En formato cremoso

Fíjate en este pintón. Se trata de una mezcla de copos de avena con leche y café, coronada por chips de chocolate (tú puedes añadir lo que quieras) y dejada reposar durante una noche completa, para que esté ready para la mañana siguiente. ¿Te animas a probarlo?

tracking