Revista Mía

Tés e infusiones heladas que lo petan en Instagram

Cuando ya empieza a hacer algo más de calor, el cuerpo comienza a pedir bebidas fresquitas. Y mejor que cualquier bebida azucarada, una buena infusión o té helado, ¿no? Son más ligeros, refrescantes y puedes hacerlos tú misma. Estas son algunas recetas de té helado que arrasan en Instagram.

Para empezar el día con energía, tras una dura jornada en el trabajo, después de comer y en los días más fríos (o más calurosos). ¿Acaso el té no es una de las bebidas más versátiles? Lo mismo te vale 'para un roto que para un descosido', y eso nos encanta. Por eso y cuando ya empieza a asomar el calor, es genial para mitigar los sofocos y mantenernos bien hidratadas.
El té helado o iced tea es realmente la versión fría del té tradicional (que se bebe caliente). También puedes recrear esta bebida helada con infusiones como la camomila, por ejemplo. ¡Todo depende de qué te apetezca! Eso sí, el iced tea tiene más 'trucos' de los que parece y de hecho, existen algunas variedades de té especialmente indicados para disfrutar el frío. Algunos de ellos son el té verde (en la variedad Sencha, por ejemplo), el té negro (como el Ceylon) o el té blanco (como el Shao Mee).
También es importante tener en cuenta que, al preparar té helado, es importante añadir aproximadamente el doble de hebras o bolsitas de té al hacerlo. Así su sabor no pierde intensidad a medida que se derrite el hielo. Primero tendrás que preparar la bebida en caliente (como lo harías normalmente) y después añadir hielo.
Si quieres endulzar el resultado final, opta por edulcorantes tipo estevia o miel. ¿Te ha entrado sed? ¿Necesitas un chute de energía? Anota estas recetas de té helado. Let's go!

Té helado de frutos rojos y leche de coco

El té de frutos rojos ya es de por sí delicioso, pero algunos pueden llegar a resultar un poco intensos. Si no estás familiarizada o te gustan las bebidas con un poco más de consistencia, añade un chorrito de leche de coco. Con cualquier otra bebida vegetal o leche quedará genial.

Té negro con menta y miel

Uno de los grandes clásicos, el típico que puedes ver en cualquier película (seguro que ya sabes a cuál nos referimos). Podrás prepararlo con té negro, hielo picado, hierbabuena o menta (lo que tú prefieras), lima y una cucharadita de miel.

Té helado de sangría y cerezas

Sí, amigas... La sangría y el té unen fuerzas y llegan como propuesta potente para esta temporada de primavera-verano. Prepara el té aparte (puede ser de frutos rojos), deja que repose un poco y mezcla con la sangría. Añade cerezas deshuesadas y un poquito de hierbabuena. ¡Tachán! Ya está aquí la bebida que va a convertirse en tu favorita.

Té de café y amaretto

¿Un té con sabor a café? Pues sí. Si eres de las que aman esta bebida pero no les sienta bien o prefieren algún tipo de infusión, existen marcas (como SiPP Tea) que preparan bolsitas de té de sabores atípicos. Para darle textura de café (aunque sea ficticio), agrega leche evaporada y tu leche favorita (en este caso utilizan bebida de avena).

Té helado de hibisco

Y sirope de agave, para endulzar un poco su sabor. Además, ¿has visto el aspecto tan apetecible que tiene? Si quieres hacerlo, utiliza dos bolsitas de té de hibisco, unas rodajitas de lima, hojas de menta, un poco de sirope de agave y fresas troceadas para colocarlas como topping.

Té helado de melocotón y limón

Repleto de sabor y además con trocitos de frutas. Pon a hervir agua con un poco de azúcar, jugo de limón y los melocotones troceados. Calienta a fuego medio hasta que el melocotón esté tierno. Después machácalo un poco con una cuchara de madera y añade unas bolsitas de Earl Grey. Deja que repose, se enfríe y después sirve en una jarra con mucho hielo. ¡Vibes de vacaciones!

tracking