10 mitos sobre tus dientes

En la red, los blogs, foros y debates circulan multitud de mitos sobre la salud bucodental: blanqueamientos caseros, nuevos enjuagues bucales, trucos revolucionarios... Preguntamos a los expertos cuánta verdad hay en estos 'milagrosos' tratamientos. 

Los blanqueamientos caseros, la falta de tratamiento de las piezas de leche y la mala higiene de las encías pueden provocar daños irreparables en la sonrisa. Las malas prácticas o la ausencia de higiene adecuada pueden causar erosión dental y aumentar el riesgo de caries, gingivitis e incluso enfermedad periodontal. Por ello los odontólogos del Instituto Dental ImplanT nos ayudan a desmontar los diez mitos populares más comunes relacionados con la salud bucodental.


El alto volumen de información sobre salud bucodental que puede encontrarse en la Red en foros, blogs y debates causa preocupación entre los profesionales. “Hoy en día los pacientes buscan información en la red. Y los profesionales debemos alertar sobre ese contenido online ya que muchas veces es erróneo, impreciso o inexacto y puede causar graves daños a la salud. Es habitual encontrar muchas entradas sobre blanqueamientos caseros o soluciones para el dolor de muelas. Pero no hay que fiarse de lo que leamos en Internet, siempre hay que consultar con un odontólogo”, comenta este especialista. 

1. Lavarse los dientes con bicarbonato de sodio y limón los blanquea. “El ácido cítrico que contiene el limón debilita el esmalte, la parte externa de la pieza dental; mientras que el bicarbonato sódico es un abrasivo que va a aprovechar esa erosión para eliminar las primeras capas de esta superficie”, indica el doctor Martínez Orcajo.


2. No es necesario empastar los dientes de leche. El doctor Martínez Orcajo explica que una caries en una pieza dental provisional puede doler “tanto como en un diente definitivo” porque también tienen nervio. Además, “las infecciones en los dientes de leche pueden llegar a las piezas definitivas, por ello, es fundamental llevar a cabo una correcta higiene bucodental desde la infancia”, indica.


3. El embarazo causa daños en la boca. “Los cambios hormonales del periodo de gestación hacen a la mujer más propensa a padecer inflamación de las encías. Además, las náuseas y vómitos aumentan el ácido en la boca y con ello la propensión a la erosión dental y por otro a la caries”, comenta este especialista.

4. Los dientes causan el mal aliento. Según este experto, la halitosis puede estar causada por las bacterias patógenas que se encuentran en la boca por una deficiente higiene oral y por problemas gastrointestinales.


5. El cepillo eléctrico es mejor que el manual. “Ambos cepillos son igual de buenos siempre que se utilice la técnica correcta”, comenta el doctor Martínez Orcajo. Además, recomienda utilizar un cepillo de cerdas suaves para evitar dañar las encías y el esmalte. Por otra parte, este especialista niega que mascar chicle pueda tener los mismos resultados que el cepillado. “Es cierto que el chicle aumenta la salivación y el pH de la boca, pero no puede sustituir al cepillado y al hilo dental”, indica este experto.


6. Un diente con una funda no tendrá nunca caries. “Al contrario de lo que se piensa, en estos dientes aún queda material dentario al que pueden atacar las bacterias y producir caries”, advierte este especialista. 

7. No pasa nada por perder algún diente. “Al perder un diente, nuestro organismo trata de reorganizarse para conseguir ser eficaces a la hora de masticar. Para ello, el resto de piezas se desplazan, se inclinan y se salen del hueso. Por eso, no hemos dejar de pasar mucho tiempo entre la pérdida de un diente y la sustitución del mismo”, explica el doctor Martínez Orcajo. Además, asegura que los dientes se pueden conservar a pesar de ir cumpliendo años. “Una higiene oral adecuada y visitas periódicas al dentista para evitar problemas, ayudan a alargar la vida de nuestros dientes pese a la edad”, apunta.


8. Es normal que las encías sangren con el cepillado. “La causa más frecuente del sangrado de las encías es la acumulación de bacterias”, comenta el doctor Martínez Orcajo. Por ello, recomienda el cepillado y el uso de seda dental. 

 
9. Para el dolor de muelas, hay que colocarse una aspirina en la muela y enjuagarse con coñac. “Este hábito es muy nocivo ya que la aspirina causa un déficit de protección en las mucosas y el coñac lo irrita y quema. Con este remedio popular puede salir una llaga o afta importante en la boca”, explica.


10. Solo voy al dentista si me duele algo. “Cada seis meses o como mucho un año, hay que ir al dentista ya que con revisiones periódicas, podemos tomar medidas preventivas. Actuando cuando comiencen a formarse las caries y mejorando la salud de nuestras encías con una limpieza profesional”, indica este experto. 

Continúa leyendo