10 preguntas sobre el sujetador y el cuidado de los senos

Las respuestas a estas cuestiones disiparán todas tus dudas acerca de la elección del sujetador y el cuidado de tus senos. Si sigues nuestros consejos, lucirás el mejor escote.

Las respuestas a estas cuestiones disiparán todas tus dudas acerca de la elección del sujetador y el cuidado de tus senos. Si sigues nuestros consejos lucirás el mejor escote.

 

1 - ¿Cómo mido el pecho para saber mi talla?

Se mide el contorno del cuerpo por debajo del nacimiento del busto. Luego se determina el contorno de pecho, midiendo justo por la línea en que éste resulta más voluminoso.

Muchas mujeres tienen tallas intermedias; por esta razón es especialmente importante probarse el sujetador.

 

2 - ¿Qué debo tener en cuenta al probármelo?

 

- Fíjate bien si el seno ocupa la copa.

 

- Ponte derecha y bájate los tirantes del sujetador: los tirantes no son lo único que sujeta los senos, las copas también lo hacen; si en esa posición el sujetador se cae, no te estás probando la talla que te corresponde.

 

- Mete los dedos índice y corazón por debajo del sujetador entre los senos. Si te aprieta o te resulta incómodo, es señal de que es demasiado pequeño. Si la parte central de la copa queda muy tensa, procura elegir una talla más grande.

 

- Si te gustan los sujetadores con varillas de plástico o de metal recuerda que éstas deben quedar por debajo del pecho y, lateralmente, sobre las costillas. Jamás deben presionar el pecho. Un buen sujetador debe sostener el pecho sin separar, juntar, elevar ni comprimir los senos.

3 - ¿Qué aspectos tengo que considerar para que me quede perfecto?

 

- El cierre no tiene que apretarte demasiado la piel.

 

- Las copas deben cubrir bien el pecho.

 

- Los tirantes tienen que poder acortarse o alargarse.

 

Truco: Pruébate encima una camiseta que no te quede estrecha ni amplia. Te tiene que moldear el pecho. Si está apretado, le dará al busto una forma puntiaguda o plana.

 

4 - ¿Por qué se caen los tirantes de algunos modelos?

 

Raras veces se debe al modelo de sujetador, sino más bien a la postura. Si, por ejemplo, dejas caer los hombros o éstos tienen una forma ligeramente inclinada, lo mejor es que escojas uno con tirantes que queden más cerca del cuello, que no se caen tan fácilmente como los que quedan más cerca del hombro.

 

5 - ¿Qué sujetador hace que un busto grande resulte bonito?

 

Un pecho grande necesita sobre todo estar apoyado. Los mejores son los que llevan ballenas o los que son de una sola pieza. Los cortos o fabricados en un material muy blando no te darán ni sujeción ni forma.

 

6 - ¿Es bueno que las adolescentes usen sujetador?

 

No hay nada en contra de que las chicas jóvenes lleven sujetador. La musculatura del pecho no se vuelve fláccida por llevarlo, al contrario. A veces, las jovencitas, tienen un pecho muy desarrollado y por eso lo necesitan. Además, los diferentes fabricantes ofrecen modelos especiales para jóvenes que son especialmente ligeros, casi no se notan y, además, son originales.

7 - ¿Cómo conviene lavar un sujetador?

 

Te recomendamos lavar la ropa interior blanca a 60ºC de temperatura.

 

No utilices demasiado detergente y echa siempre las cantidades exactas porque de lo contrario quedan restos en la misma.

 

Ten cuidado con los detergentes que contienen suavizantes, pues reducen la estructura de las fibras, lo cual supone un deterioro para la ropa.

 

Los sujetadores con ballenas es mejor lavarlos a mano; si lo haces en la lavadora, mételos en una bolsa aparte para que conserven su forma durante más tiempo.

 

8 - Mi pecho no está tan terso como antes, ¿qué puedo hacer?

 

Existen ejercicios pensados para tensar el músculo pectoral y mantener así los senos erguidos. Practícalos en casa, sin sujetador ni ropa ceñida, cuando tengas unos minutos libres:

 

- De pie, levanta los brazos a la altura de los hombros y aprieta las manos una contra la otra. Lanza los brazos hacia los lados y hacia atrás como si nadaras. Repítelo diez veces.

 

- De pie, junta las manos por encima del pecho y aprieta las palmas una contra la otra. Después aflójalas, relájate y vuelve a comenzar. Repítelo 20 veces.

 

- De rodillas, inclínate hacia delante y toca el suelo con la frente. Estira bien los brazos y levántalos hacia atrás y hacia arriba, cruzando las manos por encima de la espalda. Repite este ejercicio diez veces.

- De pie, dobla los brazos a la altura del pecho y sujeta los antebrazos con las manos. Sin soltarlos, empuja enérgicamente hacia los codos 20 veces.

 

9 - Otras sugerencias para fortalecer el busto

 

- Vigila las posturas, no vayas encorvada, tratando de ocultar un pecho demasiado grande o pequeño.

 

- Suaviza tus senos con un baño de aceite de hierbas una vez a la semana. En un bol, mezcla una taza de aceite de nueces con una cucharada de champú de hierbas y añade unas gotas de aceite de rosas. Aplica sobre tus senos una ligera capa de esta mezcla y déjala actuar unos minutos. A continuación, date una ducha.

 

- Acostúmbrate a ducharte alternando el agua fría con la caliente a intervalos cortos para activar la circulación sanguínea, y procura acabar siempre con la fría.

 

- Después de la ducha, aplícate un poco de crema o leche corporal sobre los senos y date un suave masaje para que la piel, con el tiempo, se vuelva más tersa.

 

10 - ¿Qué es perjudicial para los senos?

 

Estar expuesta mucho tiempo al sol, darse baños muy calientes, y algo especialmente perjudicial es sufrir grandes variaciones de peso.

También te puede interesar:

Continúa leyendo