Vídeo de la semana

15 soluciones rápidas para los problemas con el maquillaje

¿Te has pasado con el colorete? ¿El tono de la base no es el correcto? ¿Los labios se te manchan siempre con la barra? Antes de hacer “borrón y cuenta nueva” te damos 15 soluciones rápidas.

¿Te has pasado con el colorete? ¿El tono de la base no es el correcto? ¿Los labios se te manchan siempre con la barra? Antes de hacer “borrón y cuenta nueva” te damos 15 soluciones rápidas para los problemas de maquillaje.

 

1 - El corrector se cuartea

 

Si el único corrector que te cubre las ojeras te queda fatal, quizá sea muy denso, o no lo aplicas bien. Las fórmulas líquidas se absorben mejor y tapan las ojeras igual. Utiliza poca cantidad y aplícalo con la yema de los dedos, mediante suaves golpecitos. De este modo, ayudarás a calentar el producto y se fundirá mejor.

 

2 - Tu piel es grasa y no puedes evitar los brillos

 

Para la piel grasa deberías usar serums, no cremas, y aplicar una base “oil-free”. No olvides matificar tu rostro con polvos translúcidos, que ayudan a absorber el sudor. Si notas que tu piel empieza a brillar, escápate al baño y elimina el sudor con un pañuelo de papel.

 

3 - Te has puesto mucho colorete

 

Aplica un toque de polvos translúcidos encima del colorete y verás cómo se atenúa. Otra opción es ”borrarlo” aplicando una base fluida en un tono claro encima y volver a aplicar el colorete.

 

4 - La base es muy oscura

 

Si has probado un poco en el rostro y parecía que todo iba bien, pero cuando terminas te ves muy oscura, no has elegido bien el tono de la base. Retira el exceso con un pañuelo de papel y extiende otra capa con un tono más claro. Aplícatela en cantidades pequeñas y difuminando bien para tapar la capa anterior.

5 - Autobronceador: tu cara y tu cuerpo no cuadran

 

¿Este otoño estás decidida a lucir bronceado? Pues genial, pero no olvides que el color de la piel de tu rostro debería ser el mismo que el de tus manos o tu escote. Aplícate el autobronceador siempre en todo el cuerpo o compensa el tono con polvos bronceadores.

 

6 - La brocha se despelucha

 

Si al poco tiempo de estrenarla, la brocha se ha despeluchado entera. ¿Seguro que la cuidas bien? Métela siempre en una funda para que esté protegida y limpia. Lávala una vez al mes enjabonándola con un champú que tenga el PH neutro (como el que usas para el pelo), aclara con abundante agua y déjala secar siempre al aire, manteniendo su forma original.

 

7 - La barra de labios no se mantiene

 

Si las has probado todas y ninguna se mantiene perfecta durante más de 30 minutos, aplícate antes de dar el color una fina capa de polvos sueltos (también existen algunos labiales que tienen una prebase con este fin). El segundo paso es delinear con un lápiz del mismo tono, así te asegurarás de que no se extienda en los contornos.

 

8 - Se ha roto la sombra de ojos

 

Termina de machacar bien el producto para conseguir unos polvos y mételo en un botecito. Tendrás el mismo color, pero en pigmento, y el resultado será idéntico. Eso sí, tienes que aplicártela con un pincel.

9 - Tus dientes se tiñen de rojo

 

Los tonos rojos llevan el doble de pigmento que otros más discretos, por eso manchan más. Acuérdate de retirar el producto sobrante una vez pintados los labios; basta con que presiones suavemente contra un pañuelo de papel. Después, limpia con un bastoncillo los dientes que estén manchados.

 

10 - El gloss es pegadizo y te deja una película blanquecina

 

Ocurre cuando los labios están muy secos. Para eliminar las células muertas hay que exfoliarlos antes de usar el brillo. Utiliza un bálsamo y un cepillo de dientes para ello, hidrátalos mucho todos los días.

 

11 - Eyeliner sin pulso

 

Consigue que tu eyeliner dibuje un trazo perfecto con la ayuda de la máscara de pestañas. Si las maquillas antes, se endurecen y así podrás apoyarte en ellas para que te sirvan como guía. También conseguirás que dure más tiempo perfecto.

 

12 - El color de las uñas engaña

 

Un mismo color puede modificarse con el tono natural de nuestra base. Eso le pasa a los esmaltes más claros, con brillantina o los metalizados. Para conseguir una mejor cobertura y que no se transparente tu uña natural, aplica siempre una base blanca debajo.

13 - Las uñas se descascarillan en la punta

 

Eso es porque no estás utilizando la lima correcta. Sustituye la de cartón por una de fibra de vidrio, mucho más suave.

 

14 - ¡Estas no son mis cejas!

 

No hay mayor error que tener las cejas descuidadas. Elimina los pelitos sobrantes con una pinza y cepíllalas todos los días en forma ascendente. Si te has pasado con la depilación y están muy finas, rellénalas con una sombra de ojos en un tono similar al natural y difumina con un pincel. Si lo haces con lápiz quedarán muy artificiales.

 

15 - Problemas con la máscara de pestañas

 

Un buen maquillaje de pestañas requiere un equipo básico: una máscara que esté en buenas condiciones, es decir, ni seca ni demasiado licuada; un rizador para conseguir un efecto curvado y un bastoncillo de algodón para subsanar errores. Si se apelmazan las pestañas, peínalas, y si te has manchado los párpados límpialos con el bastoncillo y un poco de tónico o agua.

También te puede interesar:

Continúa leyendo