3 estrategias para librarse de las bolsas de los ojos

Ya sean de origen genético, acuosas o grasas, lo cierto es que tener un abultamiento localizado bajo los ojos da aspecto de cansada y te pone años. Descubre las opciones para descongestionarlas, drenarlas e incluso borrarlas.

Ya sean de origen genético, acuosas o grasas, lo cierto es que tener un abultamiento localizado bajo los ojos da aspecto de cansada y te pone años. Descubre las opciones para descongestionarlas, drenarlas e incluso borrarlas.

 

1. Sigue unos hábitos frenabolsas

 

La doctora Elisa Matherus, médico estético de la clínica Global de Valencia y miembro de Top Doctors nos cuenta cómo el estilo de vida influye en la formación de las bolsas. 

Duerme como un bebé. Si las horas de sueño son insuficientes (menos de ocho) o el descanso no es reparador, la piel no se regenera.

Suda a primera hora. Madruga y haz ejercicio. Se ha demostrado que acelera la eliminación de desechos del área facial.

Estimula la circulación. ¡No te cortes! Favorece el retorno venoso con todo tipo de recursos: minimiza la congestión con un antifaz de gel frío, duerme con la cabeza elevada y aplica productos concebidos para la zona periorbicular que propicien la microcirculación linfática (aplícalos trazando un antifaz imaginario que cruce en el entrecejo).

¡Pestañea! Durante la noche, el músculo orbicular apenas tiene movimiento, lo que favorece la acumulación de líquidos y lípidos. Parpadea nada más levantarte. Hazlo de forma intensa y lenta.

2.Haz ‘fitness’ocular

 

Entrenar la mirada es posible. Primero: Identifica al enemigo “Las acuosas se producen porque hay una incapacidad para drenar líquidos, mientras que las de origen graso están ocasionadas porque disminuye el tejido circundante y fallan los ligamentos (a veces, va ligado al envejecimiento), haciendo evidentes los ‘saquitos’ adiposos que protegen el ojo”, dice el doctor Elías del Río, de Hedonai.

Si necesitas rejuvenecer la mirada (acúmulos grasos, ojeras, pequeñas arruguitas...) Mejora estas imperfecciones y potencia el efecto del contorno de ojos con el masaje experto de Yuki Akutsu, de Shiseido Academy Beauty Consultant.

Si necesitas... frenar el edema. “Para evitar la acumulación de toxinas y una mircrocirculación perezosa, drena la zona antes de acostarte presionando de forma intermitente el contorno de la ojera con la yema del dedo medio”, dice Matheus.

 

3. Combate con artillería cosmética

 

Ataca el problema.

Para dar en la diana y elegir el cosmético adecuado, es imprescindible identificar la causa de las protrusiones que ‘adornan’ los ojos (pide una valoración al especialista).

Busca un valor seguro“Cuando la acumulación es adiposa, el objetivo es disolverla. ¿Cómo? Elige productos enriquecidos con agentes lipolíticos como la fosfatidilcolina y antiinflamatorios como el árnica. Si son de líquido, favorece su drenaje con sustancias que mejoren la microcirculación (trufa o ginkgo biloba)”, precisa la esteticista Carmen Navarro.

 

Crioterapia casera

 

“El frío es tu aliado. Guarda los antibolsas en la nevera, lava la cara con agua helada y, si necesitas una cura flash, pasa el dorso de una cuchara, previamente refrigerada, por el área periorbital.

También te puede interesar:

Continúa leyendo