5 cuidados indispensables para el escote

Provocar nunca ha estado más de moda. De hecho, esta temporada triunfan los escotes barco, esos que dejan los hombros y algo más al descubierto.

Provocar nunca ha estado más de moda. De hecho, esta temporada triunfan los escotes  barco, esos que dejan los hombros y algo más al descubierto. ¿Estás preparada para los estilismos más atrevidos? Probablemente, no.

 

La mayoría de las mujeres atendemos al rostro y prestamos más o menos atención al pecho, pero esa zona intermedia que se inicia en el mentón es asignatura pendiente hasta que necesitamos aprobar con nota. Sigue leyendo y ponlo a punto sin apenas esfuerzo.

 

1.Tonifica con flexiones

“Es un clásico a la hora de trabajar pectoral, pero si cambias inclinación, postura y amplitud involucras otros músculos”, explica David Melero, director de los centros BodyOn. “En lugar de en plancha (entraña más dificultad), ponte ‘a cuatro patas’, dobla las rodillas y eleva y cruza los tobillos. Desde esta posición, baja la parte superior del cuerpo (bloquea codos y aprieta el ‘core’, o sea, la región abdominal y la parte baja de la espalda y glúteos, para controlar el movimiento), aguanta y sube”. Haz tres series de 10 repeticiones.

 

2. Alimenta su belleza

“Si hay una bajada drástica de peso, adelgaza el tejido conjuntivo y se afianza el descolgamiento”, explica Gema Cabañero, de la Clínica Antiaging & Estética Avanzada del mismo nombre. ¿Cómo evitarlo? Sigue una dieta equilibrada, suplementa con micronutrición oral y elimina el azúcar. “Éste se adhiere a las proteínas formando las moléculas AGE (Advanced Glycayion End), que dañan el colágeno, la proteína fibrosa responsable del sostén y la turgencia de la piel ”.

3.Impide que reaccione

¿Te sale sarpullido cuando lo perfumas? ¿Sientes picor al ponerte un collar? Acude al dermatólogo para que te confirme si sufres un proceso alérgico y te paute una crema con cortisona. Mientras tanto, ponte una fragancia sin alcohol o una con base oleosa y evita adornarte con cualquier tipo de accesorios metálicos.

 

4.Tersa con crioterapia casera

Prueba a terminar la ducha aplicando chorros de agua fresca en el escote. ¿Has superado la prueba? Envuelve un cubito de hielo en una gasa y pásalo con movimientos ascendentes. El frío aleja cualquier atisbo de flacidez.

 

5.Mímalo a conciencia

Hay cosmética que lucha contra problemas específicos (falta de luz, flacidez, vasos visibles...) e incluso parches rendensificadores de quita y pon. ¿La clave? Ser constante y no tener reparos. Aplica la crema efectuando movimientos circulares hacia arriba y de dentro afuera. ¿Otra opción? Aplica una generosa capa, a modo de mascarilla, y déjala reposar. 

Continúa leyendo