7 mentiras sobre la celulitis

No te creas todo lo que oyes sobre esta molesta afección de la piel. Te descubrimos algunos de los falsos mitos sobre ella.

Todos los años presentamos batalla a la temida piel de naranja. Las medias verdades y las afirmaciones falsas sobre ella no contribuyen a vencerla. Te desvelamos cuáles son las mentiras más frecuentes.

 

1. Los anticelulíticos solo actúan por la noche

 

Mejor redobla esfuerzos. Esto es una cruzada. “Utiliza un anticelulítico nocturno para mejorar la microcirculación y favorecer la eliminación de toxinas y por la mañana ponte uno que intercepte y machaque los preadipodicitos”, precisa Felicidad Carrera, directora de los centros estéticos que llevan su nombre.

 

2. Es cosa de gordas

 

Más del 85 % de las mujeres, después de la pubertad, presenta algún grado de celulitis. De hecho si eres delgada, pero sufres mala circulación, tienes algún problema hormonal, vives con un estrés acusado..., llevas muchas papeletas para que la celulitis campe a sus anchas.

 

¿Qué es la celulitis?

“Es una alteración del tejido adiposo (el aislante térmico y la mayor reserva energética del organismo) que se traduce en un aumento de tamaño de los nódulos de grasa con la consiguiente deformación (hay depresiones que dan lugar a la aparición de la temida piel de naranja), endurecimiento de los capilares superficiales (aspereza) y alteración en su permeabilidad.”, comenta Paloma Borregón, dermatóloga de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid.

 

3. Solo ataca a las cartucheras

 

Eso quisiéramos, pero desgraciadamente aparece en la retaguardia, en la cara interna de las rodillas, e incluso a veces ‘trepa’ hasta los brazos. “Aunque lo normal”, explica la dra. Borregón, “es que se localice en la mitad inferior del cuerpo (glúteos, caderas y muslos)”.

 

4. Si te pones a régimen, la pierdes

 

Es posible tener una talla menos y conservar la inflamación del tejido subcutáneo. “Incluso puede hacerse más evidente”, explica la dra. Rosa García Maroto, directora del departamento de medicina estética de Clínica de la Fuente, “porque si hay una pérdida drástica de peso la flacidez se convertirá en ‘guardaespaldas’ de la celulitis”. ¿La solución? Combinar varios tratamientos (radiofrecuencia, masajes...) que luchen contra estos enemigos. Desde 900 €.

 

5. El ejercicio la fulmina

 

Está claro que, si te empleas a fondo, mejoras su apariencia, pero para vencer a la ‘bestia negra’ necesitas un completo plan de ataque. “Limita el consumo de azúcar y de alimentos procesados, evita las tensiones (influyen negativamente en el sistema endocrino) y mejora el funcionamiento del sistema circulatorio con baños de contraste y tomando venotónicos naturales (rusco, castaño de indias, vid roja)...”, comenta Isaac Salinas, Fitness Manager del gimnasio Virgin Active de Zaragoza.

 

6. La crema actúa sola

 

Los reductores hay que aplicarlos con un automasaje mañana y noche. Este gesto favorece la total absorción del producto y mejora la combustión de las grasas. Aplica el anticelulítico con pasadas circulares desde el tobillo y ve subiendo en dirección al corazón. “Ejerce presión en los movimientos ascendentes, para no ‘despertar’ la caída, y baja con suavidad, ya que favoreces el drenaje linfático. Combina este gesto con amasamientos (comprime la piel con unos suaves pellizcos) y alisamientos drenantes”, dice Carrera.

 

7. La liposución es la panacea

 

Si se trata de una convencional, en la que se aspiran las células grasas subcutáneas, el proceso puede acabar en tragedia dérmica. “Antes de realizarla, hay que valorar el estado de la piel para saber si el volumen graso se puede retirar sin que se produzca descolgamiento”, afirma la dra. Andrea Di Gugno, especialista en medicina de Avanclinic.

Continúa leyendo