Acaba con el encrespamiento (de una vez por todas)

¿Pelo erizado y estropajoso? Acaba con el encrespamiento (de una vez por todas) con estos sencillos pasos.

¿Pelo erizado y estropajoso? Acaba con el encrespamiento (de una vez por todas) con estos sencillos pasos.

 

Te levantas por la mañana y tu cabello se parece sospechosamente a un estropajo. Un mal día lo tiene cualquiera, cierto, pero cuando esto sucede con mucha frecuencia (digamos a diario) tenemos que empezar a pensar en ponerle nombre a tu problema: pelo encrespado. ¿Sabes por qué se produce?

 

Un pelo encrespado solo tiene una causa: falta de hidratación. Nuestro cuerpo se compone de un 60% de agua aproximadamente y, en concreto, el cabello contiene alrededor de un 13 %, mucha menos cantidad.

 

La proteína principal que compone el cabello es la queratina, que necesita agua para funcionar correctamente. Al tener poca humedad, "el cabello se vuelve quebradizo y seco, sin embargo, demasiada humedad hincha el cabello de agua, dejándolo más vulnerable a los daños y es lo que puede generar el encrespamiento", apunta María Castán, experta científica global de Wella. El problema es que la humedad que tiene en el cabello depende, en gran medida, de la humedad del ambiente circundante y por eso es tan difícil de controlar.

¿Qué puedes hacer?

Todas tus acciones tienen que ir dirigidas a rehidratar el cabello. Por supuesto hay muchísimas opciones de tratamientos en centros de estética con buenos resultados, y a medida de la salud de tu bolsillo. Pero en casa también puedes actuar. Para empezar, no te laves el pelo con agua muy caliente o solo conseguirás resecarlo más. Quita la humedad con una toalla pero a pequeños toques y nunca frotando.

 

Una vez retirada la primera humedad, aplica sérum antiencrespamiento en cantidades generosas, sobre todo de medios apuntas. Desenreda con peines de fibra natural o de madera, porque los de metal rompen el cabello.

 

Sobre productos de peinado, mejor aguas y cremas que espumas, porque suelen contener más cantidad en alcohol, y eso no hace más que resecar el cabello y avivar el encrespamiento.

 

Para secarlo, intenta prescindir en lo posible de instrumentos de calor, pero si no puedes y hay que tirar de secador y de plancha, no te olvides de ponerte primero protectores específicos (son capaces de hacer una pantalla que evita que llegue un 70 por ciento menos de temperatura). Cuando esté seco, no está de más volver a poner unas gotas de sérum en las puntas o de aceite seco.

 

Una vez a la semana (como mínimo, mejor dos si es posible) utiliza una mascarilla y déjala actuar un mínimo de quince minutos. Las hay específicas para el cabello con encrespamiento, pero también puedes utilizar el clásico aceite de Argán e incluso dejarlo actuar toda la noche. Por la mañana tendrás que lavarte un par de veces, pero el resultado será estupendo.

Continúa leyendo