Aceites esenciales

Aplicados con un buen masaje, los aceites actúan sobre el organismo llegando al sistema nervioso. Gracias a su efecto inmediato para prevenir y aliviar dolencias físicas y emocionales, son el ingrediente perfecto para poner en práctica algunas recetas mágicas antes de Navidad.

Aplicados con un buen masaje, los aceites actúan sobre el organismo llegando al sistema nervioso. Gracias a su efecto inmediato para prevenir y aliviar dolencias físicas y emocionales, son el ingrediente perfecto para poner en práctica algunas recetas mágicas antes de Navidad.

 

Compuestos naturales -líquidos, volátiles y de agradable aroma- extraídos de las plantas mediante procesos de destilación, eso son los aceites esenciales. Son altamente concentrados y literalmente representan la vida de la planta, su energía esencial. Son sustancias muy ligeras y de textura muy fina, se fabrican a partir de una amplia variedad de flores y plantas, desde las más modestas hasta las exóticas orquídeas o los brotes de algunas frutas, como el aguacate y el plátano. También se extraen de las hojas, las raíces y la corteza de algunos árboles. Los aceites esenciales están formados por moléculas aromáticas y por partículas energéticas con vibración,  rotación y desplazamiento que le permiten llegar al sentido más olvidado del cuerpo humano. Presentan una  composición química parecida a la de las hormonas y tienen la capacidad de actuar sobre las personas al ser absorbidos por la piel o inhalados. Actúan sobre el organismo y el metabolismo influyendo en el estado físico y emocional a través del sistema nervioso.


Se han usado desde la Antigüedad para tratar enfermedades, como productos de belleza y como ofrenda a los dioses. Hace 5.000  años, en la  China y la India desarrollaron técnicas para la prevención y curación con plantas aromáticas e incluyeron su uso cotidiano para cuidados de salud y belleza, así como para obtener bienestar y serenidad. En el antiguo Egipto se usaban en el proceso de momificación; los romanos, como ofrenda a los dioses; en la América prehispánica, con fines curativos y rituales, y en la Edad Media se les llamaba la ‘quinta esencia’ de las plantas. Los alquimistas los usaban en medicinas y se les confería cierto poder mágico. Al llegar  la era industrial la acción terapéutica de los aromas y otras  alternativas de salud similares fueron relegadas y consideradas cuentos de magia. Fue a comienzos del siglo XX cuando la cosa cambió y hoy en día los tratamientos de aromaterapia con estos aceites esenciales puros extraídos de plantas medicinales, están más de moda que nunca. Se ha demostrado su efecto inmediato para prevenir y curar enfermedades físicas y emocionales, haciendo  que nos relajemos más fácilmente de nuestras tensiones, logrando levantar el ánimo y restablecer nuestro equilibrio interior.Nosotros te mostramos aquí tres recetas mágicas básicas que puedes realizar con aceites esenciales. Síguelas paso a paso y verás cómo mejora tu vida.

 

Ajo, maíz y enebro

Receta para destrabar y abrir puertas. Inmejorable para desatascar nuestra mente en momentos de obcecación, ansiedad o depresión. Este aceite abre puertas y caminos hacia una nueva vida (trabajo, amor...). Hay quien lo emplea en casos de mal de ojo o envidias que nos perjudican.
Ingredientes: 1⁄2  cucharadita de aceite de ajo.  1 cucharada sopera de aceite de  maíz. 1 cucharada sopera de   aceite de enebro. 3 tazas de infusión de ruda. 3  puñados  de sal gruesa. 3 gotas de agua bendita.
Procedimiento: Unos días antes de realizar la receta metemos en un frasco de cristal un ajo con una cucharada de aceite de maíz y otra de aceite de enebro y los dejamos macerar.La tarde de un jueves o un viernes nos duchamos de modo habitual y nos envolvemos en una toalla blanca mientras llenamos la bañera con agua tibia. Añadimos tres tazas de infusión de ruda, tres puñados de sal gruesa y tres gotas de agua bendita. Nos sumergimos en el agua durante aproximadamente 15 minutos. Cuando sintamos que nuestro cuerpo ya está relajado y comienza flotar, sumergimos también la cabeza. Salimos del agua, quitamos el tapón y observamos con calma cómo el agua se va por el sumidero mientras pensamos que todo lo malo de nuestra vida se va con ese agua. Nos secamos bien y nos damos un buen masaje con el aceite de maíz y el aceite de enebro (utilizando poca cantidad para que se absorba pronto). Mientras lo hacemos pensamos en todo lo bueno que queremos que nos pase. Por último, tomamos el aceite de ajo que hemos preparado unos días antes, y mojando ligeramente el dedo índice de la mano derecha, nos hacemos despacio y en la frente tres veces la señal de la cruz.

 

Girasol, almendras, jazmín e incienso

Receta para  atraer a una nueva persona y, también, olvidar por completo un mal amor del pasado. Fortalece nuestra autoestima logrando que nos sintamos guapos y atractivos.
Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de  girasol. 3 cucharadas de aceite de almendras dulces. 3 cucharada de aceite de jazmín. 1 pizca de incienso molido. Un mortero de madera o metal. Un frasco de cristal con tapa.
Procedimiento: Cerca de las doce de la noche de un viernes cogemos un mortero y molemos en él media barrita de incienso. Añadimos los aceites esenciales de girasol, almendras y jazmín, hasta obtener una mezcla homogénea. Lo pasamos del mortero a un tarro de cristal y lo dejamos en la ventana toda la noche a la luz de la luna.Al día siguiente nada mas levantarnos de la cama y en ayunas, nos bañamos de la forma habitual. Luego, llenamos la bañera y añadimos al agua 20 gotas de aceite de jazmín. Nos metemos en el agua y permanecemos allí relajados 15 minutos pensando en el amor que deseamos y en todas nuestras habilidades y atractivos. Al salir de la bañera imaginamos que en el agua que dejamos allí se quedan todos los malos amores y la penas del corazón.Después de secarnos nos masajeamos bien todo el cuerpo, menos la cara, con la mezcla de aceites que dejamos en la ventana. Lo hacemos despacio y pensando en el amor. Inhalamos bien el aroma de los aceites porque son los que nos darán fuerza y confianza en nuestras posibilidades. Por último, mojamos el dedo índice en el aceite que queda y dibujamos en el rostro tres pequeños corazones (en la frente y en las mejillas).

 

Mirra, oliva, romero e incienso

Receta para cuando estamos agobiados por problemas y tenemos la sensación de llevar demasiada carga a nuestras espaldas. Ruptura de parejas, necesidades económicas, conflictos familiares, etc. Los aceites esenciales de esta receta ayudan a recuperar las fuerzas y la capacidad de acción y decisión.
Ingredientes: 13 varitas de incienso de mirra. 3 cucharadas de aceite de romero. Aceite de incienso. 1 cucharada de aceite de oliva.
Procedimiento: Preparamos el baño la tarde de un viernes o un sábado añadiendo el aceite de romero al agua. Prendemos las varitas de incienso y ahumamos el baño para limpiar las energías negativas. Nos metemos en el baño 15 minutos, salimos y nos damos un masaje con aceite de incienso. Al final, hacemos una mezcla con aceite de incienso, oliva y mirra, mojamos el dedo índice y hacemos tres cruces en la frente y una en cada palma de la mano.Lo ideal es darse el masaje entre dos personas, pues esta receta es más efectiva si se practica en la espalda. Para hacerla debemos estar fuertes energéticamente, si no podemos absorber energías no deseadas.

 

El aceite que te va según tu horóscopo

Los aceites esenciales tienen la cualidad de cambiar nuestro estado físico y mental, de ahí que a la hora de elegir nuestra esencia ideal influya mucho, no sólo nuestro estado físico, sino también nuestro carácter y nuestra forma de ser. Así pues, existen aceites esenciales más apropiados para un signo que para otro.
Aries: Aceite de incienso.
Tauro: Aceite de jengibre.
Géminis: Aceite de bergamota.
Cáncer: Aceite de lavanda.
Leo: Aceite de mejorana.
Virgo: Aceite de rosa.
Libra: Aceite de romero.
Escorpio: Aceite de sándalo.
Sagitario: Aceite de naranja dulce.
Capricornio: Aceite de mandarina.
Acuario: Aceite de mirra.
Piscis: Aceite de valeriana.

CONTINÚA LEYENDO