¡Adiós a la Celulitis!

 

La celulitis es un problema que afecta al 90 % de las mujeres en alguna etapa de su existencia. Y no se trata de un problema de exceso de peso porque las delgadas también pueden padecerla. Es difícil erradicarla, sí, pero se puede mejorar muchísimo si luchas en más de un frente a la vez:

Estrategia ‘antihoyuelos’
La celulitis es una acumulación de grasa, agua y toxinas que forma pequeños nódulos que se localizan en zonas concretas. Glúteos, piernas, vientre y brazos son su caldo de cultivo favorito.
-Una dieta rica en alimentos naturales y drenantes logra estimular la epidermis desde el interior y ayuda al cuerpo a deshacerse de algunos restos de grasa y sustancias tóxicas no deseadas. Para empezar, limita el consumo de calorías, ya que una bajada de peso, especialmente si estás rellenita, reducirá los ‘recipientes’ de grasa. Trata de ingerir de 1.200 a 1.500 calorías al día, centrándote preferiblemente en las comidas con poca grasa, alto contenido en proteínas y fruta y verdura fresca.
Aumenta los antioxidantes porque las superficies que rodean los nódulos de grasa se producen a partir del colágeno y, por lo tanto, se dañan con sustancias tóxicas como el tabaco y el alcohol, además de si te da demasiado el sol..., lo que limita su movimiento y facilita que se contraigan. La grasa entonces se extiende a sus anchas por la piel más descaradamente, creando una celulitis acusada y patente: come al menos cinco piezas de fruta y verduras al día.
Lucha contra la retención de líquidos, una de las causas de acumulación de grasa en las mujeres delgadas (las áreas grasas contienen más agua y, por lo tanto, si tenemos líquido no deseado en nuestro cuerpo, se moverán e inflamarán los tejidos grasos de las zonas afectadas o circundantes). Reduce la sal y bebe unos ocho vasos de agua al día, mejor si lo haces en ayunas y entre horas.


Alimentos que ayudan
las frutas y verduras como el aguacate, rico en grasas que ayudan a quemar más grasa del cuerpo; las moras y arándanos, muy antioxidantes y buenos para el riñón; naranjas, mangos, cerezas, fresas, frambuesas, pomelo, manzanas, espinacas, tomates, pimientos y zanahorias. También te ayudan las carnes saludables como el pescado blanco y el pollo, y las legumbres, porque contienen elementos directamente relacionados con el almacenamiento de líquidos.

Tisanas
Llas de cola de caballo, alcachofa, tomillo y lavanda que limpian el hígado, órgano esencial en la eliminación de toxinas; y las de hamamelis, ginkgo y viña roja, fantásticas para la circulación venosa. Es recomendable beber medio litro al día.

Automasaje en las zonas afectadas
Ayuda a disolver los nódulos de grasa. Hazlo en la ducha con un guante de crin, ejerciendo movimientos rotatorios y en sentido ascendente. También puedes realizarlo tras la ducha diaria con tus manos y con la ayuda de algún producto específico; los hay estupendos en el mercado.


Ejercicios para...
Brazos:
haz ejercicios con pesas y, además, nada. En casa, coge una bolsa de legumbres de un kilo en cada mano, estira los brazos y súbelos hacia el techo. Luego, llévalos hacia adelante. Repite 10 veces.
Tripa: van genial los abdominales y la natación, sobre todo a espalda y mariposa. En casa, túmbate en el suelo, apoya los pies en una silla e incorpora el tronco con las manos en la nuca, dirigiendo la frente a las rodillas. 3 series de 10.
Piernas: camina, monta en bicicleta, haz footing o aeróbic. En casa, túmbate con las piernas en alto, dobla las rodillas y vuelve a la posición inicial. 25 veces.

Continúa leyendo