Ahorra en cosmética

Te enseñamos algunos trucos para que reduzcas gastos innecesarios en tus tratamientos. ¡No te lo pierdas!

Seguro que los cosméticos forman una parte importante de tus gastos. Para reducirlos todo lo posible, Inmaculada Canterla, farmacéutica y directora de Cosmeceutical Center, te da algunos consejos para que saques el máximo partido a tus tratamientos y a tu dinero.

 

Menos es más

 

Alarga la vida de tus tratamientos usando la cantidad justa. Un exceso no mejora resultados y además puede causar acné cosmético.

 

La dosis

En el caso de la crema de día necesitas una cantidad similar al tamaño de un guisante (reduce a la mitad en la nutritiva de noche, son más untuosas); de sérum, una gota por área facial, y para el contorno orbicular, el equivalente a un grano de arroz por ojo.

 

Prevenir es ahorrar

 

Ser rácana con el fotoprotector te puede costar caro. A la larga, tendrás que invertir en protocolos que frenen el envejecimiento prematuro, las manchas... Aunque suene exagerado, necesitas 6 cucharaditas de filtro solar para cubrir el cuerpo y 1 cucharada para la tez.

 

Diversifica las compras

 

Establece un presupuesto. Hay productos específicos que merecen una buena inversión (hidratante, maquillaje...) y otros en los que puedes apretarte un poco el cinturón.

 

Evita que se estropeen

 

Elige un envase de vidrio o dotado de tecnología airless, que impide la entrada de aire; mantenlo a una temperatura estable (refrigera solo si de ellos se espera un efecto refrescante ) y lejos de la luz.

 

Controlan el 'timing'

 

Atesorar la cosmética o convertirla en objeto de culto es un error: solo conserva sus condiciones óptimas durante un tiempo. “Está indicado en el etiquetado con un símbolo de un tarro abierto en cuyo interior se indica un número seguido de, normalmente, una M: el número de meses durante los cuales se puede utilizar el producto una vez ha sido abierto”, explica Canterla. ¿Quieres saber más? Aquí tienes una miniguía para que no se ‘pasen’.

 

- Alrededor de un año: crema, desmaquillante, máscara de pestañas, colutorio y dentífrico.

- Hasta dos años: sombra de ojos y maquillaje, siempre que no se contaminen. Emplea el pincel en el primer caso y una espátula en el segundo.

- Más de dos años: barras de labios y todo tipo de lapiceros a los que se pueda sacar punta.

Continúa leyendo